This page has found a new home

Un exorcista recuerda que su ministerio es de sanación a los que sufren la opresión del maligno