This page has found a new home

Se puede ser ex-presidenta del Parlamento de Cataluña y una maleducada, como demuestra Núria de Gispert en Twitter