POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

¿Por qué al independentismo le gusta tanto hacer el ridículo cuando se manifiesta? Por @jsobrevive


@jsobrevive.- Nueva manifestación independentista en Barcelona, mucha gente, muchos gritos, muchas banderas que no son ni catalanas, ni españoles y que ni Dios sabe de dónde son y nueva actuación ridícula. Esta vez algunos manifestantes van sujetando algo que simulan ser los barrotes de una cárcel. Otras veces ponen hombres anuncio por las calles, otras hacen la forma de una "V", cuando no intentan recorrer toda Cataluña en una fila, añadiendo incluso muñecas hinchables para que hagan bulto.

No entiendo el motivo de estas representaciones, lo que muchos llaman performances, ridículas. Absurdeces que no sirven más que para demostrar que el movimiento independentista está pasando de un punto de movimiento nacional o político, a un movimiento más de tipo secta en el que muchos, estoy seguro, llegarían hasta el punto del suicidio colectivo, si así se lo pidieran sus líderes, como ha ocurrido tantas veces a lo largo de la historia con muchos movimientos sectarios que han acabado, para empezar, con el libre albedrío y el libre pensamiento de sus miembros más convencidos.

Ni siquiera las continuas traiciones y descalabros que van sufriendo les hace salir de su letargo. Ni las cobardes huidas de unos, ni las cobardes renuncias a sus principios de otros han conseguido despertarles. Ni siquiera darse cuenta que, uno de sus principales líderes e históricos ideólogos, les ha estado robando durante decenios. Nada les despierta de la estupidez, nada les hace darse cuenta de la deriva que están llevando, en la que acabarán cayendo incluso al abismo.

Se van las más grandes empresas, huyen, muchos se quedarán sin el trabajo que hasta ese momento les parecía indefinido y fijo. Nada les hará darse cuenta que están dando la cara por gente que gana diez veces más que ellos, y a su costa, y que son los primeros en bajarse de ese barco por sus propios intereses. Nada, hasta que un día miren su cuenta bancaria o abran su frigorífico y lo vean todo vacío. Entonces puede que despierten, pero ya demasiado tarde. Tarde, porque los que les miramos atónitos desde fuera no olvidaremos y para nosotros ya no habrá nunca marcha atrás.Gana un fin de semana en Disneyland

No hay comentarios: