POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

La autoría del salmorejo



José Medina Pedregosa.- Como mis amigos saben que soy un catador del salmorejo y me gusta saborearlo al límite, este exquisito plato me encanta, me subleva tanto que cuando entra fresquito en la bóveda de mi boca, entra como uno de los mejores y sabrosos alimentos, no es que yo sea un gourmet refinado, pero el placer que tengo cuando lo saboreo me adorno en darle pleitesía y lo pondero como uno de los platos más apetitosos que existen en la gastronomía española.

A lo dicho, esta nota que me daba mi buen amigo me decía que, el ilustre Concejal de turismo de la ciudad del Betis, ha presentado el salmorejo como patrimonio de la ciudad hispalense y como diría un castizo sevillano “de la selva bari”. No digo que en la gastronomía sevillana no tengan este sabroso plato, pero de ahí a esta adquisición gratuita hay un abismo que quisiera alardear de escribir sobre este particular alimento. No digo que en la gastronomía sevillana no tengan este sabroso plato, pero de ahí a esta adquisición gratuita hay un abismo muy grande.

Cierto día me decía un amigo sevillano sentado en una tasca del barrio de Santa Cruz que, “los sevillanos somos así”, me decía esto como inculpándose sobre las palabras del concejal. ¡Ya ves! me decía, es que somos de otra manera, tenemos al Rocío como si fuese nuestro y la cola de toro, me seguía diciendo, parecida a vuestro rabo de toro. “silencio en la plaza que van a matar al toro” ¿Qué gracia verdad?

 Entre fino y una tapa de pescaitos fritos, me seguía hablando sobre este sabroso salmorejo, por cierto probado y aceptado en mi Córdoba querida por este amigo. Los sevillanos siempre me han parecido abiertos, con un parloteo saleroso y ocurrente. Mis amistades que son muchas en esta ciudad sevillana me lo han demostrado hasta límites increíbles, pero de ahí a que este político eleve a los altares culinarios de esta gran ciudad al salmorejo como plato sevillano me deja aturdido de tantas estupideces. Menos mal que el rabo de toro lo han cambiado por la cola de toro. ¿Qué gracia verdad?





Para no entrar en polémica se puede decir y con la verdad por delante que este manjar de verano y de todos los tiempos, es un plato andaluz y muy cordobés. Por cierto también lo tienen Extremadura, la Mancha e incluso en algunas localidades de esta tierra de María Santísima se les puede llamar también gazpacho a la pipirrana, porra antequerana y por decir algo más diré la mazamorra, el carnerete y el salmorejo jarote o el salmorejo rondeño, entre otros. Ya ve señor concejal, no hay más comentarios. Solamente me queda brindar con un salmorejo cordobés aderezado con todos sus ingredientes, deseando a todos mis paisanos andaluces y como no, a todos los sevillanos, incluso al que ha respaldado este galimatías discordante con la autoría de este plato llamado salmorejo.

No hay comentarios: