This page has found a new home

Gabriel Rufián es muy valiente para insultar por Twitter, pero no para renunciar al sueldo que le pagamos los insultados