POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

¿Por qué Europa le ha dado la espalda a Puigdemont?




Editorial -En vísperas de la Segunda Guerra Mundial (1938), el filósofo francés Jacques Maritain acuñó la idea de "humanismo integral" para dar una salida digna a la persona individual en contraposición a la persona-estado de los estados totalitarios. Sus aspiraciones adquirieron protagonismo en contraste con las sociedades totalitarias que exigían "la devoción total de la persona" al estado, y promovían la "exaltación humana en los mitos de la grandeza". Los fastos organizados por los separatistas de los últimos años el 11 de septiembre en Cataluña se han asemejado demasiado a otros fastos que tenían lugar en la Alemania del 38. Desde luego, no son indicios nada tranquilizadores. No es que los nacionalistas sean adoradores del dios Estado: es que son talibanes al servicio del dios Estado. A él se someten y, como buen talibán, por ese dios destruyen a quien no se someta… a quien se sospeche que no se quiere someter. Para el talibán la mera sospecha, tu mera existencia ya se considera un peligro a aniquilar.

Maritain centró gran parte de sus reflexiones en la naturaleza de la libertad humana. Los catalanes han ido perdiendo esa libertad que los sistemas totalitarios laminan y pulverizan en nombre de su dios Estado y no olvidemos, de sus líderes. A menos que ya hayan alcanzado el poder total la libertad no se pierde de golpe. En el estado pretotalitario en el que nos hallamos los catalanes, la libertad te la van arrancando cacho a cacho como una fiera salvaje te va arrancando trozos de carne al devorarte. La fiera puede venir con su sonrisa y pacifismo fingido como una hiena te muestra su sonrisa cuando se acerca para devorarte, pero su trabajo, no lo olvides, es devorarte. Está en su condición, en su naturaleza, es su trabajo y nada ni nadie puede razonar con una hiena para que deje de ser una hiena. Por eso hay que parar el horror antes de que llegue a más. Europa no ha querido saber nada de ellos: hasta los más extremistas les han dado la espalda por muchas escenificaciones que Puigdemont haya montado en Bruselas. Y resulta normal que nadie haya querido reconocer en Europa la declaración de Independencia de Cataluña. Europa tiene una experiencia histórica muy amarga y reciente de la falsa sonrisa de los fascismos y el comunismo; y no quiere dar pábulo a repeticiones. El fascismo fue destruido en la Segunda Guerra Mundial y el comunismo se desmoronó por impracticable hasta la caída del Muro de Berlín. Europa no quiere repetir los fracasos de la historia. Pero, ¿y España? ¿Está España dispuesta a repetir errores?











No hay comentarios: