This page has found a new home

Cuando Ada Colau era tan mala actriz como político, se inventaba que era abogada o dijo que no entraría en política