POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

¿Caridad, a pesar de todo?

Resultado de imagen de welcome refugees



José Medina Pedregosa. En el año 2014, más o menos, había 2.000 millones de seguidores islámicos repartidos por todo el mundo. Ahora no se sabe cuántos partidarios de esta ideología tengamos sobre el planeta. Pero es casi seguro, que la doctrina del Islám habrá aumentado. El aumento de la natalidad, según estudios, en estos momentos de nuestro entorno ahora mismo está a favor de los islámicos que cada año aumenta un 3% de natalidad, mientras que los europeos tenemos 1¨1%, esto hace anunciar que dentro de algunos años la mitad de los nacidos en Europa serán islámicos. Las grandes ciudades tienen sus Mezquitas donde preparan y adoctrinan en todas su leyes. No tenemos que ir muy lejos, aquí en Córdoba hay tres templos, entre ellos una Gran Mezquita en Pedro Abad de Córdoba. No quisiera adentrarme en enjuiciar a los musulmanes, bastante tienen con sus guerras interiores. Pero si debo reaccionar y enjuiciar algunas palabras que me dejaron un poco avizor para comunicar sobre el tema musulmán.


Recuerdo las frases no muy distantes y cercanas a los asesinatos que han cometido los asesinos del Daesh, palabras de Monseñor Antonio Cañizares Llovera, arzobispo de Valencia, en una conferencia refiriéndose a los inmigrantes y de los refugiados, dijo: "¿Esta invasión de emigrantes y de refugiados es todo trigo limpio?; ¿dónde quedará Europa dentro de unos años?" estas palabras no las aplico o las acomodo y mucho menos a mi pensamiento cristiano, solamente me avengo con la claridad cristiana que profeso, me imprime y me satisface ser piadoso con mis prójimos, dar caridad y cobijo sin mirar raza, credo y también la antropología en cualquiera de las estructuras políticas. La pedagogía en este enturbiado y oscuro asunto nos deja inquietos, me deja preocupado de ver cómo, pueden pagar el pato unos por otros, o lo que es lo mismo, una irracionalidad que no nos permite jugar con este tipo de escenario.


Hace unos días, en Nueva York, se cuenta que un solitario—hay que dejarlo en cuarentena—lo de lobo solitario, está ya manido, socorrido y lleno de una bonhomía que raya en lo esperpéntico. Este supuesto lobo solitario ha asesinado a 8 personas y 12 heridas. En Octubre pasado en las Vegas, en un concierto de música country otro criminal asesinó a 59 personas, dejando también más de 500 heridos de innumerables diagnósticos. El estado islámico se atribuye la autoría de todos estos asesinatos. Sin embargo el FBI descarta relación con grupos terroristas extraños a Daesh. Entre unas cosas y otras hemos dejado atrás, hemos dejado en silencio, los asesinatos y salvajadas de estos islamistas y las atrocidades que cometen a diario. La suma y sigue de estos profesionales del crimen y vista las derrotas que sufren en Oriente Medio, “el ISIS, busca expandirse en América Latina por la influencia que provocaría en otros países.”(Según el periódico ecuatoriano EL Universo”.


En Europa el número de refugiados aumenta según las estadísticas, cuya respuesta que se da en esta crecida es de 1,1 millones de personas que han llegado a Europa, y en honor a la verdad, España es la que menos refugiados tiene en nuestro territorio. Muchos de estos inmigrantes serán respetables y de inmejorables condiciones pero puede haber de otros credos y nacionalidades que al amparo de falsas apariencias entren lobos por corderos, cosa que estamos viendo con estos asesinos que entraron en sus días en territorios de acogidas. La contingencia de tanta inmigración, sea la que fuere—siempre lo he dicho—empezó hace bastante tiempo. Aún no se sabe, si el Daesh y su supremacía era un fenómeno exclusivo de las comunidades pobres, esto era antes, ahora se está forjando en colectivos ricos y como no de europeos. Las preguntas que se hace el Cardenal, es la pura realidad cosa se están viendo, las atrocidades y asesinatos islamistas, pero aquí tenemos un refrán que dice: no todo el monte es orégano. No sé si llegará el día que el viento haga desparecer las tormentas negras que nos han encerrado en un pozo de tinieblas. Dejemos en cuarentena y en retiro todas estas preguntas. Mi fe en Dios me dice que hay que amar y dar caridad a tu prójimo. He reflexionado mucho sobre la caridad y la misericordia en mi convicción de cristiano, pero aún me queda una duda a la cual yo mismo me pregunto: ¿Hay que dar caridad a pesar de todo?



No hay comentarios: