POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

Una fecha imborrable



Gabriel Muñoz Cascos.- El pasado domingo, día 8 de octubre de 2017, al menos para mí, será un día imborrable. Realmente no habría que decir porqué, ya que todo el mundo lo sabe muy bien. No obstante, yo sí quiero decirlo, porque gozo con recordarlo y me apetece escribirlo y repetirlo una y mil veces. El motivo es que, por fin, la gran mayoría de los españoles dimos, ante el mundo entero, una lección inequívoca de amor por nuestra bandera.




Porque no solo fue Barcelona la que llenó sus mejores plazas y avenidas del colorido rojo y gualda que nos identifica a todos; si damos una vuelta por pueblos y ciudades podemos percatarnos de que no somos unos raros que nos da igual nuestra enseña patria. 

Solo en la Plaza de Colón de nuestra Córdoba hay ondeando al viento más de cien banderas, unas más grandes, otras más pequeñas, pero todas con un mensaje inequívoco: es el signo de nuestra unión. Con este motivo, creo que tendré que modificar mi poema DESAGRAVIO POR MI BANDERA que decía así: 



¡Pena me da de mi España!
Pena al vivir los albores,
de un sinfín de sinsabores,
que conmoverán su entraña.

Pena me da de sus gentes,
que no podrán contemplar,
nuestra bandera ondear
en lugares preferentes.

Mi pena se torna en chasco,
al ver a algunos paisanos,
que como indignos villanos
a su bandera hacen asco.

Pero yo empeño mi honor,
en apoyar mientras viva,
la enseña que me motiva:
¡la divisa bicolor!

Y con júbilo infinito,
renuevo mi devoción,
al glorioso pabellón
con este sentido grito:

¡¡Por el símbolo que entraña
y lo que su historia enseña,
el corazón se me preña,
con la BANDERA DE ESPAÑA!!





No hay comentarios: