This page has found a new home

¿Por qué el gobierno le teme tanto a la televisión catalana?