POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

Pederastas emocionales en las escuelas catalanas, por Monti



Monti- La canallada ha culminado su máximo grado de perversidad. El gobierno de la Generalidad  ha conseguido que algunos de los seguidores de sus tesis hayan alcanzado los límites del más puro fascismo cruzando un punto de no retorno. Fascismo en su penúltima fase, porque todos sabemos cómo se las gastaban los camisas negras eliminando físicamente a los adversarios políticos... fascismo no solo por la forma de adoctrinamiento y propaganda mediática goebbelsiana (de Goebbels), sino esta vez en forma de acoso hacia los más débiles, hacia los más inocentes... los más indefensos: los niños.

No existe mayor perversidad que el hostigamiento por parte de algunos profesores separatistas hacia los hijos de quienes no siguen las líneas de su pensamiento único. Esos profesores deberían de ser inhabilitados permanentemente de sus funciones docentes. Deberían ser alejados de los niños. Para ellos, los niños se han convertido en sospechosos si descubren que sus padres no piensan como ellos o lucen una bandera española... y el caso empeora si los pequeños son hijos de policías o de guardias civiles. Los profesores cuya función ha sido adoctrinar; y sobre todo, aquellos que han llegado a acosar a sus alumnos deben ser apartados de los niños.

Quienes más deberían proteger y evitar el acoso escolar lo han promovido. La persona en la que un niño, con toda su inocencia, pone su absoluta confianza le humilla públicamente ante el resto de la clase por el simple hecho de ser hijo de guardia civil. La persona en quienes los padres ponen su confianza viola emocionalmente a su alumno como un pederasta cualquiera. Son los pederastas emocionales: tan viles como los pederastas sexuales, porque igual que el pederasta sexual siente placer violando el cuerpo del niño el pederasta emocional, con todo su fanatismo como mochila,  siente placer violando el alma del niño. Igual que un centro escolar alejaría  inmediatamente a un pederasta sexual de los niños debe hacer lo propio con un pederasta emocional.

Al nacionalismo esto se les ha ido de las manos. Cuarenta años apelando a las pasiones produce resultados en las más bajas pasiones. Los nacionalismos, además de pertenecer a la extrema derecha se comportan como extrema derecha y cuando se les va la mano rayan el nazismo. Qué gran triunfo para el nacionalismo por conseguir no ya el adoctrinamiento en la escuela sino la destrucción emocional de los niños cuyos padres no comulgan con el pensamiento único. Esto debería hacer reflexionar a muchos de ellos para volver a la civilización y no dejarse engañar. Qué gran triunfo para todos los golpistas ante el cuadro de total desolación y destrucción de libertades que están provocando.



No hay comentarios: