POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

Nunca han existido votaciones en Cataluña. Solo un pucherazo y un verdadero circo






Mientras que el gobierno catalán, liderado por un presidente no electo, Carles Puigdemont (señalado a dedo por el presidente anterior), hizo todo lo posible para afirmar el triunfo del voto del "Sí" en un referéndum sobre la independencia, la verdad es que nunca hubo un voto del "Sí" en Cataluña. De hecho, no se realizó ningún plebiscito el 1 de octubre a raíz de una prohibición judicial de los tribunales españoles. Nunca hubo censos ni plebiscito, excepto el fraude y la corrupción masiva en el escrutinio de las papeletas y la vergonzosa manipulación del voto. Un espejismo dramatizado y apropiado para una audiencia fanática como lo son los secesionistas. Sin un registro de la población real con derecho a voto, un enjambre de entusiastas podía votar tantas veces como quisieran en diferentes lugares. Algunos organizadores llegaron incluso a colocar urnas ya repletas de papeletas con el Sí en algunos colegios ilegales.

El vergonzoso paquete de mentiras difundido por la propaganda del secesionismo y orquestado por el gobierno catalán es abrumador. Y desafortunadamente, ha llegado fuera de las fronteras de Cataluña. Sus marionetas de la prensa dominan un medio subvencionado y carente de libertad. En este ámbito, no es de extrañar que la desinformación sea la regla dominante. La verdad es que ningún estado-nación en sus cabales permitiría nunca la división de la nación. España es una unidad por los usos, prácticas y costumbres además de acontecimientos históricos que dan forma a la nación. La nacionalidad no tiene nada que ver con la voluntad de los ciudadanos.


Para los nacionalistas, la nacionalidad tiene que ver con su voluntad porque se inventan su nación utópica e inexistente basada en un enemigo inventado: España en este caso; y además lo quieren todo gratis La prohibición del referéndum surgió de la fuerza de la ley; una prohibición legal porque estaban tratando de dividir España. Estavan planteando el voto de lo invotable. El tema catalán nada tiene que ver con situaciones como la de Canadá, o las demandas secesionistas escocesas, tal como deiende la propaganda catalana. Los nacionalismos tienen más que ver con el uso ilimitado del poder: el fascismo puro, aunque finjan ser personas pacíficas en defensa de la libertad. Los nacionalistas tal vez ni siquiera sean conscientes de que las raíces del nacionalismo y su desarrollo son puramente fascistas, y también pueden creer que los fascistas son "los otros", comodenominan a cualquier patriota. Pero como una vez dijo De Gaulle: "El patriotismo es cuando el amor de tu pueblo es lo primero, el nacionalismo, cuando el odio por las personas que no son las tuyas es lo primero". Odio a España es el veneno propagado a través de muchos años de adoctrinamiento en Cataluña. Odio arrojado sobre los débiles a medida que el nacionalismo se hizo cargo de todas las instituciones políticas y parte de las instituciones industriales también dentro de una amalgama de corrupción. Ese ha sido el legado del nacionalismo catalán.

La farsa en la sociedad de Cataluña es muy autodestructiva y grave: marca los límites entre patriotas y fascistas. El veneno ha dividido familias, amigos, compañeros de trabajo y vecinos. Ahora, usted tiene una visión más amplia para juzgar todas las mentiras que encontrará en los medios sobre los "pobres nacionalistas de Cataluña". En efecto, hay víctimas en Cataluña, pero no en los nacionalistas.

Leer en Ingles

No hay comentarios: