POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

"Ningún país de la UE va a conceder asilo político a Carles Puigdemont", según los expertos



Las conjeturas se han desatado este lunes desde que se ha sabido que el presidente cesado de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, ha viajado de forma secreta a Bélgica, donde estaría barajando la posibilidad de pedir asilo político.

Según fuentes del Gobierno, Puigdemont no estaría solo, sino que al menos otros cinco miembros de su Govern, consellers también destituidos, habrían viajado con él. Este viaje evidencia una fractura profunda en el seno del separatismo.

Mientras la Fiscalía anunciaba las querellas por sedición, rebelión y malversación contra todos ellos, Puigdemont viajaba de incógnito a Bruselas y Oriol Junqueras se quedaba en Barcelona, donde este mismo lunes se ha reunido la Ejecutiva de ERC, que ha decidido presentarse a los comicios del 21 de diciembre.

También se ha reunido la Ejecutiva del PDeCAT, que ha acordado también presentarse a los comicios, sin la presencia de su jefe de filas Carles Puigdemont. A la vista de los acontecimientos, 20minutos ha contactado con expertos juristas, sociólogos y politólogos para saber si la pretendida solicitud de asilo de Carles Puigdemont en Bélgica tiene viabilidad. Y la respuesta, a la espera de los acontecimientos, es casi unánime: "Ningún país de la Unión Europea va a conceder asilo a Puigdemont", coinciden en admitir los expertos consultados, con más o menos reservas. "Va a ser difícil que se le acepte el estatus de asilado político porque procede de un estado miembro de la Unión Europea, que al ser formalmente democrático no da lugar a la existencia de presos políticos", reflexiona el catedrático de Ciencia Política y de la Administración de la UNED, Jaime Pastor.

El argumento es prácticamente el mismo que sostiene el jurista e investigador de la Fundación Internacional de Derechos Humanos, Jaume d'Urgell: "A primera vista, dentro del marco de la UE, no debería existir la posiblidad de ese asilo. Sería como admitir que el sistema jurídico de un estado miembro, en este caso de España, es injusto". A lo que añade: "Con una interpretación razonable de los tratados internacionales no parece que vaya a funcionar", sentencia d'Urgell. Y vuelve a reflexionar: "Sería como decir que Europa no confía en la solidez jurídica de uno de sus estados miembros.

Hay que entender que a efectos jurídicos los estados miembros de la UE no son países distintos. No cabe el asilo político en la UE [para quienes proceden de un estado miembro]". Sí cabe puntualizar que Bélgica es uno de los pocos países europeos que tiene previsto un procedimiento de asilo para ciudadanos de otros Estados miembros, que tienen que presentar su solicitud en la Oficina de Extranjería. Esta oficina remite la solicitud al Comisariado General para Refugiados y Apátridas (CGRS).

Enviado a un tercer país 

Como señalan desde el Colegio de Sociólogos y Politólogos de Madrid, cualquier persona tiene derecho a solicitar asilo político en un país. Ahora bien, en el caso de Puigdemont "dependerá de ante qué autoridad e institución presente su solicitud", apostillan.

Todos los expertos consultados coinciden en afirmar que la elección del país no es casualidad. Bélgica es un país con regiones autónomas y donde el Gobierno se sustenta históricamente en una delicada relación entre flamanecos y valones.

A pesar de ello, Marcelo Belgrano, coordinador de los Servicios de Extranjería del Colegio de Abogados de Madrid, concluye que el recorrido de la petición será la "inadmisión" a trámite. A su juicio, no le darán el asilo pero se pregunta si Puigdemont podría solicitar un permiso de residencia o estancia temporal en el país. Y, en caso de hacerlo, "¿solicitará el Gobierno español la extradición? Para hacerlo tendría que figurar como en busca y captura", reflexiona para concluir sobre lo inaudido de la situación.

Bélgica es un país extremadamente "garantista", apunta el investigador Jaume d'Urgell, quien aclara que, si Puigdemont presenta la petición de asilo, los tribunales belgas (el referido Comisariado General para Refugiados y Apátridas) "tienen 5 días para resolver, es un proceso muy rápido y contra cuya resolución no cabe recurso", apunta este experto jurista, que califica como "poco luminosa" la estrategia seguida por los asesores del expresident en su intento por eludir la acción de la justicia.

Puede ser enviado a un tercer país al entender que en el suyo corre un riesgo jurídico

¿Qué pasará si Bélgica decide no conceder el asilo político a Puigdemont?
"Una petición de asilo puede aceptarse o denegarse", explica D'Urgell. "Si se acepta, se quedará en el país, en Bélgica, pero si se rechaza, los tratados internacionales establecen como norma que el solicitante es enviado a un tercer país al entender que en el suyo la persona corre un riesgo", matiza.

Es decir, que por una rocambolesca combinación de factores, Puigdmeont podría verse enviado a un tercer estado miembro de la Unión Europea, ya que D'Urgell no contempla ni en "un hipotético escenario " que la concesión del asilo se materialice. Una posibilidad esta, la del envio a un tercer estado miembro, que no comparte el jurista del Colegio de Abogados de Madrid: "Entiendo que dentro de la UE esa posibilidad, la de existir un riesgo en su país, no existe. Se entiende que hay total confianza entre todos los estados miembros y que hay un sistema homogéno de asilo".

El catedrático Pastor, por su parte, introduce una duda razonable. "Lo pueden plantear los ministros flamencos como una excepcionalidad, puesto que se le acusa de un delito, el de rebelión, que es muy discutible, los propios juristas han cuestionado el recorrido de este delito", puntualiza el catedrático. Riesgo de fuga Los expertos cuestionan, y mucho, el paso dado por el expresident catalán. En concreto, coinciden en afirmar que esto puede facilitar que la Fiscalía, que ya ha presentado la querella, inste al juez a enviarlo provisionalmente a prisión por riesgo de fuga. "Se ha marchado a Bélgica, lo que demuestra que ese riesgo existe y está ahí.

La Abogacía del Estado y la Fiscalía van a intentar hacerle ver al juez que hay riesgo de fuga y van a instarle a que pida como medida el ingreso provisional en prisión de Puigdemont hasta que se celebre el juicio", valora d'Urgell.

Además, pase lo que pase, acabe en Bélgica o en un tercer país, el "gobierno español va a intentar que sea extraditado" si antes él mismo no opta por regresar a Cataluña, zanja el catedrático Pastor.

Bélgica no lo contempla 

El comisario general belga para los refugiados y los apátridas, Dirk Van den Bulcke, ha asegurado este lunes, nada más conocerse las presuntas intenciones de Puigdemont, de que para que Bélgica conceda asilo a otro ciudadano europeo, deben existir "señales serias de persecución" o de que corre riesgos en el país de origen. "Debe haber señales serias de persecución pero, incluso en el caso de la persecución, (debe haber) una imposibilidad de obtener protección en el país", ha aclarado Van den Bulcke en declaraciones recogidas por la cadena de televisión RTL.

El comisario no ha querido comentar el caso concreto de Puigdemont después de que 24 horas antes el secretario de Estado belga de Migración y Asilo, Theo Francken, del partido independentista flamenco N-VA, sugiriese que el expresidente catalán puede solicitar "asilo político" en Bélgica.

El primer ministro belga, Charles Michel, se desmarcó de las declaraciones de Francken y aseguró que el asilo para el expresidente catalán "no está en absoluto en el orden del día de su Gobierno". Van den Bulcke señaló que es "normal" que exista la presunción de que no hay posibilidad de que un ciudadano europeo obtenga asilo en otro estado miembro, "salvo, en teoría, en situaciones muy excepcionales, muy especiales".

20minutos.es

No hay comentarios: