POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

Los médicos, héroes olvidados y abandonados



Resultado de imagen de medicos


José Medina Pedregosa.- Hay que reconocer que los centros de atención primaria fue un logro allá por los años 1978, la OMS en su día, definió a estos centros de salud en una puesta de entrada para los pacientes en su primera toma de contacto ante el médico de familia, para una mejor orientación y mejora del enfermo, que es su principal objetivo para lo que fue diseñada y orientada. Se ha comprobado que estos centros—antes llamados ambulatorios—y mediante chequeo y visto por uno mismo, que nos deja la puerta de entrada medio cerrada, como una penumbra apabullante ante las noticias y vistas en primera persona, las cuales todos conocemos y que, cada día vemos cualquiera de nosotros que se va deteriorando y engordando conforme pasa el tiempo. Uno, que ha visto y comprobado la saturación de las consultas, estos problemas se acentúan cada día más. ¿Quién fue la lumbrera que puso cinco minutos por paciente? ¿O es que todos los enfermos necesitan el mismo tiempo para poder diagnosticarle la enfermedad o sintomatología del enfermo?

Un extraordinario y excepcional Dr. de reconocido nombre, humano y muy cercano al enfermo—por cierto, son todos los galenos que yo conozco y son muchísimos—me dijo en cierta ocasión.” el problema de la atención primaria es la falta de tiempo…lo mismo se da el mismo tiempo para atender a un resfriado que un infarto” “Hay casos que no se pueden pedir determinadas pruebas porque el sistema opina que los médicos de familia no estamos capacitados” Ante esta mezquina afirmación ¿qué hace la Junta de Andalucía para capacitar a sus médicos? Su obligación es ponerlos a la orden del día ante nuevos avances, tanto terapéuticos como quirúrgicos y las lecturas de los nuevos aparatos para el diagnóstico, pruebas ceñidas a los protocolos que la Junta les dictamina. No con esa conducta frívola y por qué no decirlo vacía de veracidad ante los nuevos avances que día a día están saliendo y darles la confianza a sus empleados, médicos, esos héroes olvidados y abandonados.

Ante todo esto, uno va al médico de familia con un episodio en el pie: en primera instancia hay que pedir cita—después de visitar al médico de familia—para la radiografía en el hospital, seguidamente hay que esperar cierto tiempo para que le llegue por carta el día de ver al médico que ya tiene la radiografía en su poder, donde hay tres doctores que después de deliberar viendo la radiografía, nos dicen que hay que hacer otra. Otra espera de cierto tiempo y nuevas citas para ver a otros galenos y si estos ven la posibilidad de ingresar para posterior operación, volver a esperar para que nos den cita el cirujano que nos tiene que operar. Y esperar “al toro, ya que después de torearlo, le quieren dar la puntilla”.


Además de estos héroes, existen otros valientes, los enfermos y familiares que con el maltrato psíquico, con la esperas, la falta de recursos y las medidas impuestas que adolece el sistema sanitario andaluz, hace que los enfermos que visitan los centros hospitalarios, se merecen la medalla que la Junta regala y se les otorga a personas públicas de Andalucía.

Los médicos es otro cantar. Todos son maravillosos, atentos y documentados de lo que llevan entre manos, lo que nos deja perplejos son las medidas protocolarias y administradas por personal administrativo que según Andaluciainformacio.com, en el año 2014 se repartieron—según el sindicato Autonomía obrera 500 millones de euros “un instrumento para favorecer las políticas de ahorro de la administración por productividad para sus bolsillos” Productividad que cobran en su mayoría los encargados de aplicar las políticas de contención. A menos contratación y más ahorro, más productividad para sus bolsillos. Y mientras, los centros sanitarios bajo mínimos. Otro derroche de dineros atribuidos y derrochados son los MG, para ello se necesitarían otras cuantas cuartillas para comunicar los aguijones de estos productos cara al enfermo.

No hay comentarios: