POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

Corea del Norte es un “infierno” para los cristianos, afirma un desertor

Corea del Norte es un “infierno” para los cristianos, afirma un desertor
Un soldado norcoreano sentado en un poste cerca de Sinuiju, frente a la ciudad fronteriza china de Dandong el 15 de abril de 2017. (Johannes Eisele/AFP/Getty Images)



Un desertor de Corea del Norte describe la tortura y la persecución a los cristianos, que rezan con los ojos abiertos y en voz baja murmullan cánticos por miedo a ser descubiertos.

Choi Kwanghyuk, de 55 años, vive en Estados Unidos desde 2013 cuando escapó del régimen comunista temiendo por su vida, describiendo su nueva vida en Occidente como “el cielo”.


Las autoridades norcoreanas mantienen un estricto control sobre la información que entra y sale del país asiático, pero los testimonios de los desertores ofrecen un vistazo del régimen hermético dirigido por Kim Jong-un.

Choi describió en entrevistas recientes la persecución religiosa, explicando cómo fue “interrogado” sobre su fe por los servicios de seguridad en 2008, cuando las autoridades lo capturaron por dirigir una iglesia cristiana clandestina.



Declaró que trataron de forzarlo a renunciar al cristianismo.

“Allí me torturaron”, le describió a Fox News. “Seguí negándolo”.


Las lesiones sufridas a causa de la tortura y el encarcelamiento le impidieron trabajar.

Choi no escuchó nunca hablar del término “iglesia subterránea”, usado para describir al tipo de grupos religiosos secretos como el que dirigía.

La iglesia subterránea de Choi estaba literalmente bajo tierra, en un agujero de almacenamiento invernal, señaló.

“En Corea del Norte, cavamos hoyos en el suelo para almacenar kimchee y patatas durante el invierno. Hace mucho frío allí y si no lo enterramos bajo tierra, se congelará. No tenemos calefacción”, comentó a Christian Post el 6 de octubre.



Foto: Soldados norcoreanos en la ribera del río Yalu, cerca de la ciudad norcoreana de Sinuiju, frente a la ciudad fronteriza china de Dandong, en la provincia de Liaoning el 5 de septiembre de 2017. Los desertores suelen escapar por China. (Greg Baker/AFP/Getty Images)

“Nos encontramos en este hoyo rectangular y usamos una linterna para estudiar la Biblia. Como no podemos cantar en voz alta, alabamos murmullando los cánticos”, declaró.

“Decidí escapar porque pensé que una vez que me enviaran a otro campo, podrían enviarme al campo de concentración o matarme”, manifestó Choi a Fox News. “Viajaba de un lado al otro entre China y Corea del Norte, pero me buscaban y sabía que eso pondría a mis amigos en peligro, así que me fui”, agregó.

Dijo que los cristianos en el campo de prisioneros no aceptarían una oferta de libertad si eso significaba renunciar a sus creencias.

Corea del Norte es el lugar más opresivo del mundo para los cristianos, según Open Doors, una organización que rastrea la opresión de los cristianos en todo el mundo.

“Los cristianos se ven obligados completamente a ocultar su fe ante las autoridades gubernamentales, vecinos, y a menudo, incluso frente a sus propias parejas e hijos”, afirma Open Doors en su sitio web.

Debido a la vigilancia siempre presente, muchos rezan con los ojos abiertos, y es prácticamente imposible reunirse para alabar o tener fraternidad.

“La adoración de la familia Kim es obligatoria para todos los ciudadanos, y aquellos que no cumplen (incluyendo cristianos) son arrestados, encarcelados, torturados o asesinados. Familias cristianas enteras son encarceladas en campos de trabajos forzados, donde un número desconocido muere cada año de torturas, golpizas, por esfuerzo excesivo y hambruna”, afirma Open Doors.

Se estima que hay 300.000 cristianos en Corea del Norte, con 50.000 a 70.000 en campos de prisioneros.

“En una nación donde el régimen gobernante exige control total sobre el público en general, cualquier cosa que desafíe el poder del gobierno es vista como una amenaza, incluyendo la religión”, remarcó a Fox News Jeff King, presidente de International Christian Concern. “Como resultado, el gobierno de Corea del Norte hace todo lo que está a su alcance para aplastar la expansión del cristianismo”.



Foto: El líder de Corea del Norte Kim Jong-un con oficiales militares del Comando de la Fuerza Estratégica del Ejército Popular Coreano (KPA) en un lugar desconocido en Corea del Norte el 15 de agosto de 2017. (KCNA)

“Hay una enorme diferencia entre mi vida en Corea del Norte y mi vida en Estados Unidos”, afirmó Choi a Fox.

“La vida en Corea del Norte es un infierno… la vida en América es el cielo”.

Otro desertor describió recientemente cómo incluso los altos mandos militares viven en Corea del Norte con un temor constante, describiendo la ejecución hecha con armas antiaéreas, y cómo los de altos ingresos complementan los magros salarios (40 centavos de dólar al mes) con enormes sobornos.

Las ejecuciones públicas, junto con la tortura, el trabajo forzado y la detención arbitraria se utilizan para mantener un ambiente de temor y control, según un informe de Human Rights Watch de 2017.


“El gobierno practica el castigo colectivo por presuntos delitos antiestatales, esclavizando efectivamente a cientos de miles de ciudadanos, entre ellos niños, en los campos de prisioneros y otros centros de detención”, señala el informe.




https://www.lagranepoca.com

No hay comentarios: