POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

Lo que no sabe el charnego kamikaze Rufián, por Monti


Monti -A estas alturas, que el nacionalismo se basa en la exclusión no dice nada nuevo a nuestros lectores. También sabemos que proviene de la más extrema ultraderecha aderezada son simbología y mitos sacados de la manga junto a ese enemigo inventado para justificar su mediocridad y fracasos. El fascismo italiano que tanto admiró Hitler y adaptó a su nacionalsocialismo alemán, o el bolchevismo ruso fueron causa de millones de muertos y gran sufrimiento en la población mundial durante el pasado siglo. Pero aquellas grandes y fallidas ideologías de masas no fueron tan perversas como el propio nacionalismo. El nacionalismo epitoma la síntesis más aviesa de todas aquellas ideologías porque por lo menos estas fueron experimentos fallidos que aspiraban a conseguir una mejora en las sociedades, aunque solo fuese para una parte de ellas. Y lo que es más importante: de alguna manera intentaban cambiar la sociedad a lo que ellos creían iba a resultar una mejora que aspiraban a convertir en universal. No en vano lo presentaban como parte de una evolución histórica que iba a superar el capitalismo y liberalismo. Y en esto no les faltaba la razón: la evolución no deja de ser una serie de experimentos que realiza la naturaleza mediante pequeños cambios. Muchos de esos experimentos fallan y otros se convierten en verdaderos éxitos adaptativos. El banco de pruebas de la historia demostró que el fascismo, nazismo y bolchevismo fracasaron, como tantos otros experimentos, pero intentaron sintetizar. Intentaron ser universales.


El nacionalismo, en cambio, hace todo lo contrario: es una involución de toda la historia incluyendo el Renacimiento hasta llegar a la Edad Media o quizá a etapas oscuras anteriores en el tiempo a la civilización grecorromana. El nacionalismo aspira a destruir la lenta y penosa síntesis histórica que convirtió España en una nación o la misma Europa en lo que ahora constituye. El nacionalismo trata del derrumbe de una civilización mediante la útil herramienta del borrado social, y así lo han expresado mediante la alarmante dicotomía entre buenos y malos catalanes: entre catalans y botifers, o algo peor. Es lo que algunos locos botarates que pertenecen a la política y los medios han propuesto: el modelo esloveno. Un modelo que borró, como si jamás hubieran existido, a todos los ciudadanos de origen yugoslavo que habían acudido a ganarse la vida a una región más rica. Simplemente dejaron de existir. Es decir, que para nuestra situación, si siguen ese modelo los charnegos i los botifers dejarían de existir en Cataluña: algo que el charnego kamikaze Rufián debe desconocer. Es lo que tiene ser un ignorante. Lástima de dinero pagado a sediciosos o incompetentes de nuestros impuestos...

1 comentario:

  1. Estas hordas, de jóvenes y algunos >no< tan jóvenes; con total desprecio, a las NORMAS y a la HISTORIA; pretenden crear en ESPAÑA, una plataforma para propagar sus inquebrantables ideas dicen unos, INCONDICIONALES piensan otros; de conseguir lo que a lo largo de la HISTORIA, se intentó en dos ocasiones; no lo pudieron ver realizado y ahora ven, un resquicio de esperanza; que por el aborregamiento al que les han sometido, piensan que lo verán hecho una realidad. Y nada más lejos, de lo que desde SIEMPRE/SIEMPRE; ha sucedido en lo que les sucedió a todos los que intentaron avasallar a: LOS ESPAÑOLES. Que se preparen a comerse el fracaso, con patatas fritas.

    ResponderEliminar