POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

Ni algunos hubieran podido llegar a más ni Granada a menos: Pobre España, por @AntoniodlTL




@AntoniodlTL.- ¿Quién le hubiera dicho a nuestros Reyes Católicos -Isabel y Fernando, aclaro, porque leí por ahí que para algunas víctimas de la LOGSE eran Melchor, Gaspar y Baltasar los ‘reyes católicos’- que la ciudad de Granada, que un 2 de Enero de 1492 vio con ellos el final de casi ochos siglos de dura Reconquista comenzada en el año 722 en Covadonga por Don Pelayo -Rey de Asturias, Sr. Sánchez ¿es histórica esta región o no?-, iba a ser escenario de una reunión de “barones” socialistas con su entonces Secretario General,  Alfredo Pérez Rubalcaba, de la que salió el 6 de Julio de 2013 lo que se llamó “La Declaración de Granada”, en la que el PSOE establecía las bases para convertir en una España federal aquella agrupación de reinos que tanto esfuerzo y sangre costó llevar a un Estado Unitario a final del Siglo XV?  



Se trata -en mi opinión- de un documento de exaltación interesada de lo que, sin duda en otro sentido, recoge el Artículo 2 de la Constitución Española después de lo fundamental del mismo, su primera parte, que dice: “La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles…”, continúa con: “…y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran…” -en qué mala hora se incluyó el término “nacionalidades” para contentar a los taimados nacionalistas- y termina: “…y la solidaridad entre todas ellas”, que parece no tenerse demasiado en cuenta. En definitiva, lo que a mi juicio se propone en el documento citado no es sino una reforma constituyente para reforzar el sistema autonómico desde su propio interés para enmascarar la sumisión de Ferraz a su filial, el Partido Socialista de Cataluña -el propio Rubalcaba dijo que de Granada salía un “modelo compartido por PSOE y PSC para evitar que en España se ‘vuelen’ los puentes entre los territorios”, y evitar la definitiva ruptura de esos socios del “pequeño país del Norte”, que dijera en su día el entrenador de Sampedor -que se despachó pidiendo “que nos ayuden a enfrentarnos a los abusos de un estado autoritario”-, cuya hermana Francisca goza ya del lucrativo rango de “embajadora” de la Generalidad en Copenhague, con un sueldo -83.000 €- superior al del Presidente del Gobierno, prebendas aparte.  

He leído la citada Declaración y aunque se podría escribir un tratado para rebatirla, casi punto por punto, me limitaré a hacer unas consideraciones sobre su propuesta, que ahora retoma el recuperado para la causa, Pedro Sánchez, al que el que fuera presidente de la Junta de Andalucía, José Rodríguez de la Borbolla -1984/90-, corrige con rotundidad en una entrevista reciente en el Diario de Sevilla: http://www.diariodesevilla.es/andalucia/Espana-nacion-ciudadanos_0_1162984249.html: "España es una nación de ciudadanos, no una nación de naciones” y “El problema es que usan el concepto ‘nación de naciones’ como si fuera un dogma de fe, pero ni el PSOE es una iglesia ni el ser de España lo define un congreso del PSOE. Ni la plurinacionalidad es un dogma de fe ni se puede aprobar por decreto"



Con el pretexto también de “cubrir los vacíos de la Transición” -que los hay, en especial el Título VIII de la CE se quedó muy abierto, y lo estamos padeciendo al haberse permitido la libre interpretación de cada reyezuelo y su corte, para llevar a la práctica el desarrollo de la Organización Territorial del Estado, que recoge el citado Título VIII- empieza su introducción con una mentira histórica, considerar a Cataluña, Vascongadas (en el texto dice Euskadi, como es lógico) y Galicia, “nacionalidades que ‘ya conquistaron’ la autonomía en el periodo republicano”, en una demostración de la supina ignorancia de la Historia de España de la que siempre ha hecho gala el socialismo de nueva hornada que se gestó después de la transición y que llega a cotas -estas sí, históricas- insospechadas de desconocimiento con Rodríguez y sus huestes -en 2004-, y su heredero clónico, el “avocálico” Pdr Snchz -desde 2014 hasta hoy…-, que retoma el “contubernio de Granada” y que el pasado martes repetía, con su empalagosa y rimbombante verborrea habitual , en un “desayuno informativo” que, en términos históricos, hay al menos tres territorios que han manifestado su vocación de ser nación”, en referencia a las regiones antes citadas, dejando el envite abierto a otras, a lo que su rival Susana Díaz no tardó en responder con un órdago: "tengo absolutamente claro que Andalucía no es menos ni que Cataluña ni que Euskadi ni que Galicia", que a no tardar será replicado por cada una de las demás regiones “no históricas” para este “erudito”, ahora redivivo en Secretario General del PSOE que, en un rapto de extrema generosidad consideró también Nación a España con su apostilla: "España es una nación, no sólo un Estado"

Parece que para los autores del citado “contubernio de Granada”, y para el que ahora lo resucita, su “perspectiva histórica” se remonta escasamente al último siglo de una Historia de más de veinte -si no treinta-, aparte de confundir un simple Estatuto de Autonomía -marco sobre el que, en caso de prosperar, desarrollar después el referéndum de autonomía, no de nación- con “vocación de ser nación”, como dijo Sánchez en su desconocimiento de casi todo ¿No tienen más tradición histórica los reinos de Asturias, León, Aragón -al que por cierto perteneció el ‘Condado de Cataluña’ la mayor parte de su historia- o Murcia, por citar sólo algunos, que al menos dos de esas tres regiones “históricas” a las que alude Sánchez? Regiones, por cierto, que se puede decir que, simplemente, “amagaron” con su autonomía en la Segunda República -no llegaron muy lejos las dos primeras y nunca lo fue Galicia (sí reino), que se quedó con el Estatuto “aprobado” (con no pocos indicios de pucherazo) el 28 de Junio de 1936, sin refrendar por las Cortes Generales, a las que se presentaba el día del Alzamiento Nacional-.

Termino reafirmando que la llamada “Declaración de Granada” -ahora desempolvada- no fue más que una huida hacia delante de unos indocumentados a los que les va la vida en ello, que han hecho su perfil “profesional” en torno al corrompido e insostenible sistema autonómico -con el consentimiento y apoyo económico de los distintos gobiernos que les transfirieron competencias irrenunciables para un Estado (Educación, Justicia, Sanidad y Seguridad, entre otras)-, del que el citado documento dice que “ha sido un éxito” -para ellos sin duda- en una demostración más de su interesada ignorancia, al que atribuyen haber “consolidado los pilares de un Estado del Bienestar -el de su propio estado (con minúscula), sobre todo- en el que los derechos básicos a la educación universal, a la sanidad gratuita, a pensiones dignas, a los servicios sociales, al derecho a la autonomía personal, sean iguales para todos los españoles”. O sea, que antes de la llegada del régimen autonómico -y, en particular del PSOE, al gobierno- no había educación, sanidad o pensiones públicas, por ejemplo, y los que tenemos ahora más de cuarenta años estuvimos abandonados a nuestra suerte hasta 1982. 

Reforzar el Senado -Institución de demostrada inutilidad en estos cuarenta años de existencia- y hacer participar más activamente a las autonomías en el Gobierno del Estado -o sea, mandar más-, son otras dos de las propuestas de este grupo de iluminados que parieron el lamentable documento. 

Creo que sería de aplicación a nuestra clase política en general y a la izquierda y al supuesto centro izquierda con pretensiones, en particular, una frase atribuida al General José de San Martín -artífice de la independencia de Argentina, Chile y Perú- que reza así: “La soberbia es una discapacidad que suele afectar a pobres infelices mortales que se encuentran de golpe con una miserable cuota de poder”. Sea o no del General, la suscribo plenamente.

Y, hablando de órdagos, el de la Generalidad sigue adelante, en espera de saber qué cartas descubrirá nuestro Presidente del Gobierno, pero esa es otra historia -muy larga ya- que veremos en pocos días.

1 comentario:

  1. Completamente de acuerdo con lo apuntado por el articulista; pero aún así, y para abundar en lo escrito y para aquellos de memoria frágil, o que en su viada vieron el texto de la Constitución española ni siquiera a través del escaparate de una librería, les recordaré lo que la misma expresa de forma inequívoca.
    Artículo 2.

    La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas..
    inicio

    ARTÍCULOS DE LA CONSTITUCIÓN QUE AFECTAN A LAS FUERZAS ARMADAS

    Artículo 8.
    Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.
    DEBER DE LOS CIUDADANOS.
    El punto 1 del artículo 30, señala: "los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España.
    Mas claro agua; fuera complejos y además de lo que señala el artículo 155 de la Constitución, llegado el caso extremo pueden aplicarse los antedichos artículos que no han sido reflejados en la misma para adorno.
    En casos extremos, los complejos hay que dejarlos fuera.

    ResponderEliminar