POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

Los abuelos "charnegos" y españoles que avergüenzan a Puigdemont



Carles Puigdemont, en el Parlament de Cataluña.

No es catalán de pura cepa. Los orígenes del independentista president están en tierras tan españolas como Jaén o Almería. Son unos datos que salen a la luz en el momento más inoportuno.

Lo cuenta en un reportaje de Marta Espartero el diario El Español, el insulto con el que los nacionalistas catalanes marcaban a los que no eran de pura cepa era ‘charnego’ hace no demasiado tiempo. Un mote xenófobo, un título despectivo con el que los catalanoparlantes denominaban a los obreros, emigrantes de clase baja y menor poder adquisitivo que aterrizaban en una Cataluña boyante desde cualquier rincón de España. Quién les iba a decir que el abuelo del president, Carles Puigdemont, se iba a casar con una de ellas.

El término deriva del catalán xarnego y viene a significar ‘perro’. Y la pista que les ponía sobre aviso no era más que el apellido del sospechoso. No era igual apellidarse Pujol, Busquets o Llach que García, López o Fernández.


Ruiz, Valdivia, Toledo y Valero son los cuatro apellidos andaluces de Puigdemont, de segundo Casamajó. Los orígenes del líder separatista, que sueña con romper con España en poco más de quince días, enraízan con el oriente andaluz. Porque él, nacido en Girona hace 54 años, es nieto y bisnieto de jiennenses y almerienses. Los ocho apellidos catalanes no son tales en su casa.

Carles Casamajó Ballart, su abuelo materno, su referente -según contaba el propio president en su blog personal- fue un exiliado político por la guerra civil. Huyó a Francia en el invierno de 1939 y pasó por diferentes campos de refugiados. Sus últimas noticias datan del campo de concentración de Noé, cerca de Toulouse, “donde habían ido a parar refugiados de la guerra civil española enfermos y también de edad avanzada y judíos desplazados de otros campos”.

El nombre de Carles se lo pusieron como homenaje al abuelo, “para que no se olvidara nunca que sufrió lo inimaginable”. Casamajó Ballart se enamoró de la joven Manuela Ruiz Toledo, nacida en Jaén aunque hija de almerienses.

Según la citada información, a José Ruiz Valdivia, bisabuelo materno del president, lo vieron nacer las calles de Dalías, un pequeño pueblo enmarcado entre las lonas del mar de plástico andaluz. El oficio de quienes no sabían más que picar las entrañas de los montes lo aprendió de su padre, Gabriel.


Fuente: El Español.

Su mujer, Joaquina Toledo Valero, vino al mundo en el extinto Cuevas de Vera. Joaquina y José se casaron jóvenes, como era natural en su tiempo. Padres de varios retoños, su hija Manuela -la abuela materna- nació en la localidad de La Carolina (Jaén).

Según El Español, en 1915, Manuela Ruiz Toledo partió desde Sierra Morena con dirección a Barcelona. No era la única andaluza que dejaba su tierra con la mirada puesta en el empleo que creaba la Expo Universal de 1929. Manuela tenía diez años y se instaló con otros miembros de la familia que ya habían sido la avanzadilla de la histórica emigración andaluza a Cataluña. Pero antes de establecerse en la Ciudad Condal, donde Manuela se casó, la familia Ruiz Toledovivía en la Plaza de la Aduana de La Carolina.

http://www.esdiario.com/319659011/Pillado-los-cuatro-apellidos-charnegos-que-queria-ocultar-Carles-Puigdemont.html

1 comentario:

  1. Ya me jodisteis el dia,asi que al fin, el Pelo Mocho,es tambien medio paisano mio,o sea de Almeria,mirad bien seguro,que hay algo mal,NO PUEDE SER que un TRAIDOR,GOLPISTA,y TARAO,del cerebro,sea de Almeria,ese medio peo, para mi, que es marciano...

    ResponderEliminar