POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

La periodista Teresa Viejo cuenta su experiencia sexual con las bolas chinas






Si hace días Sonia Ferrer hablaba de orgasmos, y esta misma semana nos explicaba su experiencia en los sex shops, este viernes, en el programa que presenta Inés Ballester, la periodista Teresa Viejo ha desvelado entre otras cuestiones relacionadas con el sexo, cómo fue una reunión con amigas en la que se regalaron bolas chinas, así como que al día siguiente de probarlas se llamaron para intercambiar sus experiencias y sensaciones.


Inés Ballester, en una parte de su programa dedicada a hablar de sexo, planteó este jueves a sus colaboradoras, Rosa Villacastín, Sonia Ferrer, Teresa Viejo e Isabel San Sebastián, el debate sobre si los hombres tenían más complejos en esta cuestión. "A algunos hombres les cuesta hablar de la sexualidad, parece que todavía hay que escuchar chistes sexistas, comportamientos y actitudes cavernícolas y nos hemos planteado si ellos tienen más complejos o vergüenzas que nosotras", decía la periodista en TVE.

En el espacio dijeron que los expertos aseguran que falta comunicación a la hora de hablar de sexo y que eso puede acarrear consecuencias. Afirmaron que nuestros impulsos naturales quedan atrapados y que eso puede generar tensión. "No se habla de lo que es la sexualidad", dice María, una sexóloga que intervino en el espacio de La 1. El programa sostiene que las mujeres hablan más entre amigas y que no tienen pudor en cuanto a resolver dudas. Sobre este tema insistía Elena Ochoa en los 90.

En Hablemos de sexo, el programa de Chicho Ibáñez Serrador que la lanzó a la fama la hoy mujer del arquitecto Norman Foster, Lady Ochoa decía: "Somos partidarios de que los profesores vayan intergrando la educación sexual en la enseñanza entre los 6 y los 17 años".

El otro día, en debate de TVE, donde el tema se está convirtiendo en habitual, hablaron del libro de Teresa Viejo, donde la ex directora de Interviú, de 54 años, habla mucho de sexo. "¿Qué reacción has encontrado entre los hombres, compañeros o amigos?", le preguntaba Ballester a la periodista, presente en el plató: "Estoy un poco como alucinada. Es curioso que cuando tú lees un libro o relato erótico escrito por un hombre, las mujeres no le miramos hombre diciendo: esto lo haces tú con tu pareja o con tus amantes. Pero ahora me encuentro que incluso amigos que me conocen de toda la vida han leído el libro y me miran y me dicen: 'joer, lo que haces tú', y dices: 'ostrás, pero cómo podéis decirme eso". "¿Pero lo haces o no?", le insistía Inés. "A ti te lo voy a contar", replicaba Teresa Viejo.

Rosa Villacastín, en un intento de animar a Viejo para que revelara sus experiencias íntimas, insistía: "Hija, para eso estamos aquí". Isabel San Sebastián, relajó el asunto: "Ves tú por qué yo no pongo cosas de sexo en mis novelas", apostilló. Teresa Viejo tuvo que ceder y finalmente concedió la confidencia: "Afortunadamente algo hago. No sé si de esa manera o de otra, pero algo hago",zanjó.

Por su parte, Sonia Ferrer, que en anteriores ocasiones ha abordado temas como el orgasmo o el uso de vibradores, entre otros, también aportó su grano de arena en el debate: "Es increíble que nosotras hablemos de que están empezando a proliferar las tiendas eróticas, que son como supermercados, de vibradores, de todos estos juguetes, y la gente se escandaliza, y nos critican por eso", dijo la ex de Escassi, aunque no especificó quién o dónde la habían criticado. Recordemos que esta semana, Sonia Ferrer había comentado en ese mismo foro, entre otras cosas, lo caros que eran los aparatos eléctricos utilizados para obtener placer, y que incluso llegó decir que "hay que ahorrar para comprarse un vibrador". La presentadora, según ha confesado, se interesa cuando visita los sex shops por aceites o juegos para parejas pero le pareció que 200 euros es mucho dinero por un vibrador, aunque reconoce que gracias a los supermercados de tiendas eróticas ha descubierto un nuevo mundo.

Fue entonces cuando Teresa Viejo recordó su experiencia con las bolas chinas: "A veces nos juntamos un grupo de mujeres y ponemos en común lo que no hemos hecho o lo que nos gustaría probar. Recuerdo una reunión de amigas regalándonos las bolas chinas y al día siguiente contándonos cómo te ha ido a ti", dijo la periodista y escritora". Hay que decir que Teresa Viejo, en 2007 firmó un artículo en el que decía literalmente que "para juguete no hay como el sagrado y siempre inacabable cuerpo ajeno", y en donde añadía: "Más juego y menos juguetes". La escritora recurría entonces a un clásico que, según ella "llamó al falo aguijón de amor, palmo de juguete". Pero lo firmaba con Ángel Antonio Herrera.



http://informalia.eleconomista.es

No hay comentarios: