POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

La extraña condición que puso Estados Unidos para comprar limones argentinos


(Alex Kustanovich / EyeEm)

Cuando el presidente argentino Mauricio Macri visitó a su colega estadounidense Donald Trump en abril de este año le planteó una de las principales preocupaciones del sector productivo de su país: la prohibición que el republicano había decretado para importar limones argentinos a Estados Unidos.

Luego de la reunión, y con varias idas y vueltas, para felicidad de los productores tucumanos, llegó la confirmación definitiva de que esa barrera se había levantado el 17 de agosto.


Sin embargo, las autoridades estadounidenses pusieron una condición: que el limón debía ser de color “verde amarillo”.

La elección del color del fruto no es arbitraria ni responde a una mera cuestión estética, sino que está relacionada a la seguridad sanitaria: si el cítrico está muy maduro (amarillo) se corre el riesgo de que sea afectado por alguna enfermedad del árbol.

Entonces, ¿cuál es el problema?

La cosecha del limón, que se concentra en un 80% en la provincia norteña de Tucumán, se realiza en un 90% entre abril y septiembre.

El problema es que -lógicamente- el fruto está verde-amarillo en los primeros meses de la cosecha, es decir, entre mayo y julio, por lo que -lamentablemente- a pesar de la apertura del pujante mercado estadounidense, los productores argentinos ya no llegan a “meter” su producción en el país del norte.



(Tabla de colores para la cosecha del limón. Estados Unidos requiere entre 3 y 6 en la escala. Foto: Fuentes de la industria / La Nación)

El camino del limón

A pocas horas de asumir en enero y fiel a su discurso proteccionista, Donald Trump dio marcha atrás con la autorización de su antecesor, Barack Obama, que permitía el ingreso de los limones argentinos.

Argentina es considerado el mayor productor mundial de este cítrico. Si bien abastece a otros mercados, como el europeo, el país sudamericano apuesta a penetrar en Estados Unidos, cuya población consume unas 630 mil toneladas de limón fresco por año.



(Sean Gallup/Getty Images)

Luego del reclamo de Macri, Trump habilitó el ingreso del cítrico al mercado estadounidense pero la confirmación definitiva llegó en agosto con el protocolo sanitario mencionado anteriormente. Ya era tarde para los productores.

“No hay nadie para exportar a EE.UU. este año porque no hay limón con el color en cosecha del protocolo. Es algo que te limita”, dijo un empresario del sector al diario La Nación.

En realidad, si bien el limón se puede cosechar verde amarillo -como piden las autoridades estadounidenses- luego el cítrico va adquiriendo el color amarillo característico.

“Esa gama de verde amarillo se determina al cosecharlo, porque después la fruta sigue su evolución”, explicó la misma fuente.

Luego de cosecharlo, se empaca y se pone en una cámara donde se “desverdece”. En el viaje, el limón va cambiando su color y finalmente llega maduro y de color amarillo al lugar de destino.


Hubo muchas especulaciones acerca del particular requisito impuesto por Estados Unidos (y acatado por Argentina). Algunos sostienen que los plazos fueron especialmente determinados para calmar a los productores de California, estado que provee el 95% del limón consumido por el país norteamericano.

En definitiva, Argentina tendrá que esperar al año que viene para ingresar sus limones al mercado estadounidense. Mientras tanto, el país sudamericano va encontrando otros mercados como el tradicional europeo y el reciente mexicano. El cítrico va encontrando su camino.

https://www.lagranepoca.com/mundo-hispano/latinoamerica/182890-limones-argentinos-recien-podran-ingresar-a-estados-unidos-en-2018-por-una-cuestion-de-color.html

No hay comentarios: