POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

Irse a la cama siempre a la misma hora es más importante que las horas de sueño


Todos hemos sufrido en algún momento de nuestra vida el mal humor, el cansancio o la falta de concentración que nos provoca haber dormido mal la noche anterior. Sin embargo, lo que muchas personas desconocen es que la falta de sueño, especialmente sobre una base regular-, está asociada con consecuencias a largo plazo para la salud, incluyendo condiciones médicas crónicas como la diabetes, la presión arterial alta y enfermedades cardíacas que, en resumen, pueden conducirnos a una menor esperanza de vida. 

Quizá pueda parecernos complicado irnos siempre a la misma hora a la cama, pero tener un patrón irregular de sueño probablemente redunde en un coste demasiado alto en nuestro rendimiento del día a día. La investigación, en colaboración con el Brigham and Women's Hospital, examinó las horas de sueño de 61 estudiantes universitarios del Harvard College durante 30 días. 

Los resultados demostraron que, aunque no pudiese establecerse una causa directa, los patrones irregulares de sueño fueron asociados a calificaciones de promedio más bajas. Y es que la melatonina, una hormona clave en el sueño, pues nuestro organismo la segrega para favorecer el sueño, se libera casi 3 horas más tarde de lo normal entre las personas que siguen patrones de sueño irregulares; esto es, que se van a la cama a dormir a horas diferentes cada día. 

Por tanto, tener a menudo un sueño inconsistente a nivel de horarios provoca que el rendimiento esté deteriorado, puesto que nuestro reloj corporal está desajustado. Así, irse a dormir de madrugada repasando un examen no parece ser muy buena idea a tenor de las conclusiones del estudio que publicó la revista Scientific Reports. Lo mejor, dormir con horario regular

Cómo son los estudios sobre el sueño 

Hay tres tipos principales de estudios que nos ayudan a entender los vínculos entre los hábitos de sueño y el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades. 
El primer tipo es el de estudios de privación del sueño. Estos estudios implican privar a los voluntarios de su sueño y examinar cualquier cambio fisiológico a corto plazo que pueda desencadenar en enfermedad. Estas investigaciones han revelado una variedad de efectos potencialmente nocivos de la privación del sueño, como el aumento de la presión arterial, el deterioro del control de la glucosa en la sangre y el aumento de la inflamación. El beneficio de dormir de 7 a 9 horas cada día puede no servir de nada si no nos vamos.
El segundo tipo de estudio es el estudio epidemiológico transversales, que consiste en examinar cuestionarios que proporcionan información sobre la duración habitual del sueño y la existencia de una enfermedad o grupo de enfermedades particulares en grandes poblaciones en un momento dado. Así, la reducción y el aumento de la duración del sueño, están relacionados con la hipertensión, la diabetes y la obesidad. Sin embargo, los estudios transversales no pueden explicar cómo dormir muy poco o dormir demasiado conduce a la enfermedad. 
El tercer y más convincente tipo de evidencia de que los hábitos de sueño a largo plazo están asociados con el desarrollo de numerosas enfermedades proviene del seguimiento de los hábitos de sueño y los patrones de enfermedad durante largos períodos de tiempo en individuos que son inicialmente saludables. Son los llamados estudios epidemiológicos longitudinales y, aunque no sabemos si ajustar el sueño puede reducir el riesgo de desarrollar una enfermedad o disminuir la gravedad de una enfermedad en curso, los resultados de estudios epidemiológicos longitudinales están empezando a sugerir que esto es lo más probable


http://www.20minutos.es/noticia/3119531/0/cama-a-la-misma-horas-sueno

No hay comentarios: