POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

El "YATEKOMO" independentista se lo va a comer el anti-español Dani Rovira, por @jsobrevive


@jsobrevive.- No soy publicista, pero me imagino que habrá muchas campañas publicitarias con un objetivo inicial de gran éxito por el producto anunciado, por los protagonistas del mismo e incluso por el anuncio en sí, que acaben siendo un rotundo fracaso. Imagino, también, que después de ese fracaso los responsables de esa campaña se dedicarán a hacer sesudos estudios acerca de lo que han hecho mal.

En el caso que nos ocupa hoy no va a haber ese problema porque yo les vaticino el fracaso seguro y además les puedo indicar los motivos. Se trata del producto "Yatekomo" y el protagonista de su campaña publicitaria, Dani Rovira. Por un lado está el producto anunciado, producto que pertenece a la empresa Agrolimen dirigida por la independentista familia Carulla, financiadora, además, de muchos proyectos independentistas en Cataluña. 

Por otro lado está el protagonista de la campaña, Dani Rovira, quien entre otras lindezas ha dicho que siente "vergüenza de ser español". Lo curioso, lo surrealista, es que es ese, el mercado español, el objetivo de esta campaña publicitaria. Resulta incluso hilarante que con semejantes personajes se nos pretenda vender algo a unas personas, nosotros, los españoles, que tanto la empresa como Dani Rovira es más que evidente que detestan.

La absurdez ya es extrema tratándose del tipo de producto que se trata que no es, ni mucho menos, un producto de primera necesidad, es un capricho. Lo bueno de todo esto es que no van a necesitar hacer estudio alguno para conocer los motivos de fracaso de esa campaña. Lo bueno va a ser, también, que les va a resultar una campaña mucho más económica porque, como mucho, se tendrá que acabar dirigiendo solo a la comunidad autónoma catalana. Hacer una publicidad con estos protagonistas para todo el estado español no es más que tirar el dinero. Ellos sabrán, pero yo no compro ni de coña.

No hay comentarios: