POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

Durante el fin de semana no hay golpe de estado, hay fútbol. Por @jsobrevive


@jsobrevive.- Durante estos últimos días he visto mucha indignación en casi todo el mundo con el golpe de estado que se lleva produciendo en Cataluña desde hace mucho tiempo y que se ha empezado a consumar a lo largo de esta semana. Gente indignada que no entiende lo que está pasando y que protesta enérgicamente contra algo que a todas luces es injusto y que va a alterar, sí o sí, la convivencia en este país, por mucho que algunos no lo vean o no lo quieran ver.

Pero el problema en estos casos, como en otros muchos de lo que sucede, es lo rápido que se desinfla el globo y la falta de memoria inmediata que muchos padecen desde hace mucho tiempo. Y esa falta de memoria no es algo puntual y fácilmente localizable, es algo generalizado, demasiado extendido. Sirva como ejemplo que el atentado de Barcelona ya está prácticamente olvidado y que son ya muy pocas las personas que recuerdan a los 16 asesinados hace menos de un mes y a los heridos que hoy siguen en el hospital, los primeros, los golpistas que encabezaban la vergonzosa manifestación del "no tengo miedo".

Llega el fin de semana, empieza la liga de fútbol y en la cabeza de muchos no cabrá otra cosa que no sea saber el resultado de sus equipos, volveremos al circo. Pero eso será hasta que no suceda algo más, algo que provocará la indignación momentánea, el enfado inmediato y el olvido, de nuevo, casi instantáneo. No nos damos cuenta que juegan con eso tanto los que consideramos malos, como los que consideramos buenos. Que el hartazgo caduca porque somos incapaces de mantener nuestra mente ocupada con lo importante, lo que de verdad va a afectar a nuestras vidas.

Y esto pasa, ha pasado y seguirá pasando y ese, por desgracia, es nuestro gran problema, que somos incapaces de recordar todo lo que se nos está haciendo durante tanto tiempo. Porque si tomáramos nota, si tiráramos de hemeroteca, si leyéramos todo lo que nos han hecho y ya tenemos casi olvidado, las cosas cambiarían. Porque la paciencia es infinita cuando no recuerdas, pero tiene un límite cuando tienes bien presente todo lo que te han estado haciendo durante mucho tiempo, demasiado. Y es probable que el golpe de estado catalán no se acabe produciendo. Es probable, incluso, que sus responsables acaben en la cárcel y la situación termine por normalizarse. Pero todo seguirá igual porque los niños seguirán yendo a la escuela en Cataluña y sus maestros seguirán contándoles una historia falsa para que el odio contra lo español termine de germinar en sus cabezas cuando sean mayores. Para que mañana, o pasado mañana, o al otro, lo que está sucediendo ahora en Cataluña vuelva a producirse. Porque esto no es de hoy, ni de ayer, es de hace muchos años. No debemos olvidar, debemos apuntarlo todo y solo así conseguiremos exigir que los responsables políticos acaben con esto de una vez o, por lo menos, votar en las próximas elecciones a quien prometa hacerlo. Pero eso solo llegará si no olvidamos. 

No hay comentarios: