POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

¿Curas no creyentes?, por Gabriel Muñoz Cascos




Gabriel Muñoz.- Quizá algunos se escandalicen con el titular de este escrito. Pero el primer escandalizado soy yo ante las noticias que llegan de Cataluña y que se han difundido a través de los medios de comunicación. Sin más reproduzco la noticia: En plena escalada de tensión por el golpe secesionista protagonizado por los independentistas en Cataluña, 282 sacerdotes y 21 diáconos secesionistas han lanzado un comunicado para atizar la rebelión contra el Estado, reclamar el derecho de autodeterminación y apelar a los catalanes a que se echen a la calle el 1 de octubre para votar en el referéndum ilegalizado por el Tribunal Constitucional.



Esos 300 curas catalanes de marcado perfil secesionista dicen actuar en esteparticular «en sintonía con nuestros obispos». Y, para justificarse, recuerdan el controvertido comunicado lanzado el pasado mes de mayo por los obispos catalanes. En él, a la par que abogaban por el «diálogo», defendían la «singularidad nacional» de Cataluña y reclamaban que sean «escuchadas las legítimas aspiraciones del pueblo catalán». 

Pues señores curas y quienes les apoyen: Yo que soy católico apostólico romano y, aunque pecador, hijo fiel de la Iglesia a quien siempre he defendido de quienes le han querido atacar en mi presencia, les diré que su proceder es indigno de un católico, y mucho más, si es sacerdote. Por eso mismo, me permito preguntarles ¿Ustedes creen en Dios? Porque quien cree en Dios (y mucho más un consagrado a Él) debe seguir sus mandamientos, no incitar a ladesobediencia de la ley y el orden, ni tampoco a unos revolucionarios que siembran la diabólica semilla del odio y la desunión, incluso valiéndose de niños para sus repugnantes propósitos. 

Y también deben, con su ejemplo, como la mayoría de los consagrados a Dios, difundir las enseñanzas del Divino Maestroy no hacer dejación de ellasde manera tan escandalosa, vulnerando -además- el Código de Derecho Canónico. ¡¡No queremos a curas que hagan más daño a la Iglesia que el mismísimo satanás!!




No hay comentarios: