POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

Ciclistas y derecho, por @AyudaLetrada





@Catalega.- El artículo de hoy lo dedicamos a analizar la situación en la que se encuentra el panorama jurídico en el que se encuentran los ciclistas. Panorama, dicho sea de paso, un poco enrevesado ya que en gran parte depende de la normativa municipal que podrá desarrollar lo que la ley dice con carácter de generalidad.



Y es que, en la actualidad, existe una gran confusión porque muchos ayuntamientos han aprobado normas específicas de circulación en sus ordenanzas, que van en contra de lo establecido en la ley. Por ejemplo, hay Ayuntamientos que permiten la circulación de bicicletas por la acera y se están produciendo sentencias judiciales anulando dichas normativas.

Otro ejemplo es el de los pasos de peatones en el cual el ciclista ni siquiera podría cruzarlo transversalmente, para hacer un giro o un cambio de sentido, o cruzar a la acera de enfrente, salvo que se bajara de la bicicleta y la llevara a pie, en cuyo caso sí gozaría de prioridad porque dejaría de ser un ciclista para convertirse en peatón, o bien que el ciclista circulara por un carril bici o un paso para ciclistas debidamente señalizado.

Respecto del resto de las normas de tráfico, conviene recordar que también son de obligado cumplimiento para los ciclistas, por ejemplo, las tasas de alcoholemia o la prohibición de llevar auriculares o hablar por el móvil.



No obstante, lo que más llama la atención es la normativa a aplicar en el caso de los carriles bici donde incluso el Tribunal Supremo ha tenido que pronunciarse diciendo que si en una acera (que es un lugar reservado en exclusiva para los peatones), se señaliza y delimita un carril para la circulación de bicicletas, ésta deja de estar reservada en exclusiva a la circulación de peatones, y se convierte en una zona de uso compartido. Pero si ese carril-bici no está señalizado expresamente, por la acera sólo pueden circular peatones.

Conviene recordar también que la velocidad a la que puede conducir el ciclista también está regulada: un ciclista puede circular a un máximo de 45 kilómetros por hora y siempre debe respetar la velocidad máxima establecida. Es decir, en una vía limitada a 30, no podrá rebasar esta velocidad. Además, pueden circular a una velocidad por debajo del límite mínimo establecido, es decir, no tienen que respetar la norma que obliga a conducir a una velocidad superior al 50% del límite marcado.

Desde Ayuda Letrada os aconsejamos conducir de forma responsable, siempre disfrutando al máximo de la travesía. Sin embargo, si circuláis en bicicleta recordad que para vosotros también hay normas que, en caso de incumplimiento pueden ser objeto de sanción.




No hay comentarios: