POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

Acerca del golpe de estado sedicioso de Cataluña y otros separatismos

Historia de una infame y continuada traición a la Patria




Carlos Aurelio.- Los españoles que no saben la historia de España, que no son cuatro sino una inmensa legión, ignoran que el “problema” de Cataluña y otros nacionalismo separatistas, que pretenden romper España es un fenómeno relativamente reciente.
Si exceptuamos los años locos del “cantonalismo”, después del reinado de Isabel II, durante el “paraíso de la Primera República Española”, en España nunca ha habido personas que pretendieran independizarse del Reino de España y crear un estado-nación independiente.
Quienes en Cataluña, o la Provincias Vascongadas, tenían ansias de secesión eran cuatro jugando al tute, o al mus, a finales del siglo XIX y principios del XX, la mayoría era gente que integraban asociaciones culturales que reivindicaban que se le diera mayor importancia a la lengua regional, a la gastronomía local, al excursionismo,… era gente que de vez en cuando iba a pasar un día en el campo a comer y beber, y algunos entonaban canciones de su región… Y poco más.



Tal es así que nunca hasta hace varias décadas nadie o casi nadie reivindicaba que se enseñaran las lenguas regionales en la enseñanza institucionalizada, y los que enviaban a sus hijos a estudiar bachillerato o una carrera universitaria (que años atrás no eran muchas las familias que aspiraban a ello) nunca se les ocurría reclamar que sus hijos e hijas recibieran enseñanza en las lenguas regionales; y digo esto porque quienes ahora dicen ser una “nación” y ocurrencias por el estilo, generalmente se basan en que ellos tienen una lengua diferenciada del español-castellano. Lo cual es una verdad a medias. Pues si exceptuamos momentos casi anecdóticos de la Historia de España, apenas nadie ha publicado nada o casi nada en tales lenguas, y nunca han sido “idiomas oficiales” o lengua de cultura… Nunca se han “normativizado” y nunca se han enseñado en centros de estudio, salvo de forma anecdótica. Y siempre ha sido así por la sencilla razón de que la gente no es tonta, y suele tener en la vida una actitud bastante práctica. Igual que ahora cualquier familia que se lo puede permitir envía a sus hijos a aprender idiomas, y especialmente el inglés; a nadie en su sano juicio se le ocurre matricular a sus hijos en una academia para que aprendan un dialecto o un idioma en decadencia o a punto de desaparecer. Irlanda es un buen ejemplo: el gaélico, idioma hablado allí durante siglos, está en retroceso, y la gente aprende inglés por la sencilla razón de que el gaélico no les sirve para comunicarse más allá de sus familiares y amigos…
Alguno dirá que “este hombre se está olvidando de la Segunda República”…

Como bien sabe cualquiera que haya estudiado Historia de España, durante la Segunda República Española acabó teniendo cierta importancia el problema de los regionalismos, e incluso algunos osados tuvieron la feliz ocurrencia de proclamar “el estado catalán”, y como era de esperar, quienes gobernaban en España no se anduvieron con miramientos y los castigaron severamente. Aquel disparate, que estaba abocado al fracaso (como lo está el actual intento de sedición en Cataluña) tuvo lugar aprovechando el Gobierno de la Generalidad el momento de crisis y debilidad del Gobierno “radical-cedista”, debilidad y crisis provocadas fundamentalmente por quienes pretendieron implantar en España un sistema políticos semejante al de la Unión Soviética, llegando incluso a intentar un golpe de estado, llamado por ellos y quienes dicen ser sus herederos como “revolución de octubre de 1934”, que como bien sabe cualquiera que esté bien informado, fue reprimida con severidad por el Gobierno de la República, usando al ejército, al frente del cual iba un tal Francisco Franco (para defender la legalidad republicana).
Tras la guerra civil el asunto fue absolutamente desactivado, el problema de los regionalismos y separatismos fue borrado de un plumazo.

Los años siguientes a la victoria del bando “nacional”, el nuevo régimen tuvo que enfrentarse a la escasa disidencia, los llamados “maquis” que ofrecieron resistencia a la Guardia Civil hasta casi los años 60… Luego vendría el terrorismo etarra, que surge de las juventudes del nacionalismo vasco, respecto del cual no hace falta que me explaye mucho, si acaso cabe decir que el asunto fue “cerrado en falso” por los diversos gobiernos de la “democracia”, y cuando policialmente estaba casi vencido, los partidos que se vienen turnando en el gobierno de España se rindieron a los separatistas vascos (que entre otras cosas gozan de privilegios fiscales) y los auparon a las instituciones…

Y… cuando el General Franco se le ocurrió irse de este mundo, quienes habían jurado los Principios Fundamentales del Movimiento, y el Fuero de los Españoles y tantas cosas más, se hicieron el harakiri y pusieron en marcha el terrible invento del “estado de las autonomías”. Entonces, a finales de la década de los años setenta del siglo pasado, en España no había apenas nadie que reivindicara más autogobierno para los habitantes de alguna región española, o alguna clase de descentralización administrativa, ni cuestionaba la organización territorial del estado.
Fueron Adolfo Suárez, el Rey Juan Carlos I y todos a los que ahora se denomina “padres de la Constitución” (que el año que viene cumple 40 años; cifra mágica la de los “cuarenta”) quienes planearon la destrucción de la Unidad de España, fueron ellos quienes gestaron, alimentaron y cebaron a un terrible monstruo de diecisiete extremidades, de incalculables consecuencias, de peligrosos alcances…

Los gobiernos que sucedieron a los de Suárez, continuaron con la destrucción de España, a la vez que, también se dedicaron a desmantelar otras cosas, como el Instituto Nacional de Industria, privatizaron empresas públicas y las regalaron a amiguetes… promovieron leyes educativas “progresistas” para que España pasara de tener uno de los sistemas de enseñanza mejores del mundo a estar entre los peores tal como demuestran año tras año los “informes-PISA”; hicieron que aumentara el número de empleados públicos hasta cuadruplicarlo, a la vez que el desempleo que apenas superaba el 5% se disparara hasta casi la cuarta parte de la población en edad de trabajar; aumentaron el gasto público, y por consiguiente la deuda exterior y nos hipotecaron para muchos años, y a nuestros descendientes… y también con ellos España dejó de ser una nación soberana… pero, todo esto y más da para muchos más artículos.
Los gobiernos socialistas, con Felipe González al frente, fueron vaciando al gobierno central y traspasando más y más competencias que nunca debieron ser transferidas (también gobernaron en el País Vasco en coalición con el PNV y pusieron en marcha las perversas “ikastolas” e iniciaron el proceso de euskaldunización y adoctrinamiento e inculcación de odio a España y todo lo que huela a España, en las provincias vascongadas), pero los que produjeron “el remate del tomate” fueron los sucesivos gobiernos del PP, fue José María Aznar el que acabó transfiriendo a los caciques y oligarcas de las diversas taifas hispánicas la competencia exclusiva en sanidad, justicia y educación…
Y de ese modo se completó la ecuación de la que hablaba el sabio Averroes:
La ignorancia lleva al miedo, el miedo lleva al odio, y el odio lleva a la violencia.
Y claro, como dice el refranero: se recolecta lo que se siembra. Y aunque sea seguir recurriendo a tópicos: se siembran vientos y se recogen tempestades… y “cría cuervos y te sacarán los ojos”…
Y algunos, para recochineo hablan de dialogar con quienes quieren romper España, y les prometen más autogobierno y más privilegios fiscales…
Ni que decir tiene que somos muchos, legión quienes pensamos que ante semejante caos y el peligro serio de descomposición, fragmentación de España solo cabe desmantelar el “estado de las autonomías”, recuperar el estado unitario, y por lo tanto la Unidad de España, sin dilaciones, sin escusas, sin aplazamientos. ¿O acaso cabe otra opción?

Carlos Aurelio Caldito Aunión.
Badajoz-Batalyaws, taifa del sureste, junto a la “Raya”  

No hay comentarios: