POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

A Ada Colau le tira más su sueldo y sus dietas que las papeletas, por @jsobrevive


@jsobrevive.- Menudo problema que se le viene encima a Ada Colau. La que nunca se iba a dedicar a la política se va a encontrar con un problema bastante peliagudo con motivo de la consulta independentista ilegal del 1 de Octubre. No se atreve, la "valiente" alcaldesa, a tomar una decisión con respecto a si ceder, o no, locales municipales con motivo del referéndum ilegal. Anda buscando y rebuscando el método ideal para saltarse la ley a la torera y que a ella no le salpique porque, en el fondo, está deseando ceder esos espacios puesto que ella es independentista.
Y el problema para ella no es otro más que los problemas legales que le pudiera acarrear esa decisión a nivel personal. La posible inhabilitación de Colau cortaría por lo sano su carrera política y eso es lo que a ella más le interesa y le preocupa. Su ambición y sus aspiraciones son grandes, y no solo a nivel local, en Cataluña, ella aspira a hacer carrera en la política nacional, en la política española, que es donde de verdad está el "momio".

Resulta que al final estos "idealistas" de principios "claros" e "inamovibles" son todo lo contrario a lo que dicen ser. De idealistas tienen poco, su ambición personal es mucho más grande que su idealismo, prácticamente inexistente. En cuanto a los principios claros e inamovibles, pues es evidente que no tienen ninguno, ni principios, ni mucho menos claros e inamovibles. Una persona que, cuatro días antes de presentarse a unas elecciones, asegura que no quiere hacer carrera política, que no le interesa y después, al poco tiempo, la hace, pocas lecciones puede dar de principios.
Mientras tanto será divertido ver como Colau intenta esquivar a la justicia y, sobre todo, ver si la justicia se deja o no se deja esquivar, lo cual, llegados al punto en el que estamos me parece algo bastante difícil. Al final todo esto es que es demasiado evidente, los sueldos y las dietas de esos puestos son demasiado jugosas como para dejarse camelar por la supuesta democracia, de la que tanto se les llena la boca. Lo de estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros, en ella sería esto es mi sueldo y mi dieta, ¿cómo coño vais a pretender que tenga principios?

No hay comentarios: