POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

Los ciudadanos ejemplares #Barcelona, por @LagartijaSoy




LagartijaSoy.- El hombre es bueno por naturaleza, aunque cada vez nos cueste más creer tal aseveración. Yo misma soy pesimista respecto a mis congéneres y la mayor parte del tiempo creo lo contrario. Pero dramas como el vivido ayer en Barcelona, que por desgracia no nos es extraño, vienen a renovar mi casi perdida confianza en el género humano. 

En los momentos trágicos, los seres civilizados olvidan sus diferencias y se ayudan. En los dramas, se mira al otro de una forma diferente, viendo más allá de eventuales diferencias y se tiende a remar hombro con hombre para huir de la fatalidad.

Ayer, como no podía ser de otra manera, ciudadanos desconocidos no dudaron en socorrer, en auxiliar, en ayudar, en consolar, a todo aquel que de un modo u otro fue víctima de la sinrazón de unos criminales. 

Quienes vivían cerca acogieron en sus casas a los que huían; los comerciantes protegieron en sus locales a los que necesitaron refugio; los caminantes protegieron, socorrieron y pidieron ayuda para los que la necesitaron. Quien tenía vehículo, teléfono, dinero, alimento, lo cedió desinteresadamente. 

Más allá del papel que desempeñaron diversas asociaciones humanitarias, los ciudadanos reaccionaron de un modo generoso, solidario y altruista. Sin organización previa, sin pensarlo dos veces, sin dudarlo un momento. 

Resultado de imagen de barcelona atentado


Los hospitales recibieron tanta sangre solidaria, que tuvieron que emitir mensajes para que la gente no siguiera acudiendo a donar parte de su vida. Porque eso es lo que a la gente de bien le nace, en situación de emergencia: ayudar.

Personas con conocimientos de idiomas acudieron también a los hospitales por si pudieran ser de ayuda para ayudar a entenderse con las víctimas de otros países.
Todas las asociaciones solidarias trabajaron sin descanso -y aún siguen en ello-, para organizar y coordinar la ayuda precisa. Alimentos, movilidad, alojamiento... todas esas necesidades básicas, tras la primera necesidad que es la supervivencia.

Y qué decir del ejemplar papel de los servicios de emergencias y de las fuerzas de seguridad del Estado. Sanitarios, socorristas, bomberos, guardias civiles, militares, mossos, guardia urbana, policías nacionales, se pusieron al servicio de la ciudad y de las víctimas, de un modo más comprometido y extenso, del que les exige el cargo. Renunciaron a sus días de descanso, vacaciones, licencias, y acudieron en masa, antes de ser llamados.



Esta mañana, miles de personas gritaban en Barcelona "No tenim por" (No tenemos miedo) Yo sí, lo reconozco. Tengo miedo. Por los míos, por lo que pueda pasarles cualquier día paseando por cualquier calle de mi país. Pero tras ese miedo, tengo la confianza de que habrá una mano cerca ayudando, auxiliando. De que habrá un policía, un guardia civil... protegiendo. Porque en este país, tan atribulado de por sí, hay cosas que nunca fallan.

Ayer, en Barcelona, TODOS los ciudadanos de bien fueron uno. De un modo ejemplar y comprometido. Más allá de ideas, edades, orígenes, condiciones. Más allá incluso de lo esperado y demostraron, como todos hace tiempo que sabemos, que los ciudadanos suelen estar por encima de sus gobernantes.


No hay comentarios: