POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

La Policía belga trasladó directamente a los Mossos las sospechas sobre el imán de Ripoll

Interior desconocía que las autoridades belgas pidieron información a la policía catalana, que contestó que Es Satty no era conocido
La policía de Vilvoorde, en Bélgica, comunicó directamente hace 17 meses al número dos de los servicios de información de los Mossos d’Esquadra sus sospechas sobre el imán de Ripoll, Abdelbaki es Satty, cerebro de los atentados de Cataluña. La policía catalana ha admitido que mantuvo una comunicación “no oficial” con la policía belga, que le consultó si tenía información del imán y se limitó a contestar que no tenía datos.
Este miércoles, el ministro español del Interior, Juan Ignacio Zoido, dejó claro que ni la Guardia Civil ni la Policía Nacional fueron alertadas por las autoridades belgas sobre el imán.
“Según tengo conocimiento, (…) no han recibido ninguna comunicación. Lo más importante es que las investigaciones abiertas puedan completarse cuanto antes”, indicó tras haberse reunido con su homólogo francés, Gérard Collomb, en la sede de la Gendarmería Nacional francesa.
El alcalde del municipio belga de Vilvoorde, Hans Bonte, había asegurado este martes que comunicó a las fuerzas de seguridad españolas sus sospechas sobre el imán, aunque no mencionó a qué cuerpo policial se refería. Este miércoles ya aclaró que la pregunta fue formulada por la Policía de Vilvoorde-Malechen a la “policía barcelonesa”.
El 8 de marzo de 2016, Daniel Canals, jefe de la Unidad de Análisis Estratégicos de la comisaría general de información de los Mossos, respondió por email a la la policía de Vilvoorde sobre los posibles vínculos terroristas de Es Satty. Dijo a las autoridades belgas que el supuesto religioso “no era conocido” y que a los agentes no les constaba que se hubiese radicalizado, aunque un familiar con el mismo apellido había sido investigado por actividades terroristas.
Y es que, en 2006 fue desarticulada en Vilanova i la Geltrú una célula que enviaba a jóvenes terroristas a Irak y su nombre salió relacionado con varios detenidos, entre ellos su primo, pero no se encontró ningún vínculo entre él y el grupo. Además, el imán tuvo relación con uno de los investigados por los atentados del 11-M (11 de marzo de 2004) en Madrid.
En cualquier caso, la policía catalana asegura que la comunicación fue “informal”, ya que de ser oficial va por otros cauces. La información requerida no pasó de ahí, puesto que ningún otro cuerpo de seguridad conocía este asunto. El Ministerio del Interior tampoco sabía nada.

Vilvoorde, cuna del yihadismo

Vilvoorde, que lleva años luchando de forma puntera en la prevención del terrorismo yihadista, cerró la puerta en 2016 al imán de Ripoll al recelar de sus inexistentes credenciales religiosas y la escasa información que daba sobre su pasado.
Situada a 12 kilómetros de Bruselas, con algo más de 40.000 habitantes, Vilvoorde es una localidad industrial del Brabante flamenco desarrollada en torno a la minería, que sufrió un duro golpe social hace unos años con el cierre de una planta del fabricante de vehículos Renault.
El propio Hans Bonte destacó en una entrevista con Efe que el trabajo de las autoridades contra el yihadismo, en el que también está implicada la comunidad musulmana, fue clave para recelar de Es Satty, que fue incluso expulsado de la mezquita.
El imán de Diegem alertó a Bonte y a la Policía local de las dudas que les despertaba Es Satty, lo que pone de relieve una implicación de la comunidad musulmana en la lucha antiterrorista de la que el alcalde dijo sentirse “orgulloso”.
Hoy el nombre de Vilvoorde aparece en periódicos de medio mundo por haber sido durante unos meses el hogar del imán de Ripoll, implicado en los recientes atentados en Cataluña.

Fuente: republica.com

No hay comentarios: