This page has found a new home

Charlie Gard vivió doce minutos desde que fue desconectado, el doble de lo previsto por los médicos