POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

Carta de un policía nacional en Cataluña: "Siento indignación y vergüenza"

Resultado de imagen de policia nacional



Soy miembro del Cuerpo Nacional de Policía destinado en Cataluña. Escribo estas palabras con la cabeza más fría cinco días después de los atentados de Barcelona y Cambrils y siento lo mismo que sentí en los minutos y horas posteriores al terrible suceso de La Rambla de Barcelona: VERGÜENZA. Sí, nunca había sentido verdaderamente vergüenza de este bendito Cuerpo. Bueno, más bien de los mandamases que dirigen esta organización y este Gobierno, porque al fin y al cabo, todo se reduce a la política. Hablo sólo en nombre de mi persona, pero pondría la mano en el fuego a que cualquiera de mis compañeros siente lo mismo que yo. Siento indignación de cómo es posible que una policía estatal no intervenga en un hecho de tal magnitud como es un atentado.


Indignación de cómo es posible que compañeros fuera de servicio se presenten en las dependencias para ofrecerse e ir a ayudar a las víctimas, o para colaborar con los Cuerpos que estaban trabajando (Mossos y Guardia Urbana) y que nuestros jefes nieguen y los manden a casa. Sí, tal y como leen: a los funcionarios de Policía Nacional fuera de servicio no nos llamaron para colaborar, y a los que estaban trabajando no les dejaban ni acercarse al lugar (exceptuando a la Brigada de Información, por razones obvias).


Los ciudadanos no entienden de policías ni de Cuerpos, y menos en esos momentos tan dramáticos. Lo que quiere ver es a La Policía, en general, interviniendo y capturando a los indeseables que cometen actos tan deleznables. Pero no, en este país parece que prevalece más unas competencias operativas impuestas desde la cúpula política que la vida de un centenar de personas. Pero qué vamos a esperar de un país dónde no hay el suficiente valor y coraje para elevar al nivel 5 de alerta antiterrorista, de riesgo de atentado inminente, con lo que eso conlleva (Ejército por las calles, por las calles de Cataluña), por el qué dirán, en vísperas de un pulso independentista del Gobierno autonómico catalán. Porque aunque suene frívolo decirlo, pero a esta Generalitat le ha venido como anillo al dedo que se produzca un atentado para hacer campaña política, tal y como estamos viendo, colgándose medallas por haber demostrado autosuficiencia a nivel policial.


Ojo, que la actuación de mis compañeros de Mossos y Guardia Urbana es digna de todo tipo de elogios. Hablo a nivel político. Pero no interesaba que la Policía Nacional se viera por las calles. ¿De verdad era tan difícil aunar fuerzas y recursos en una Comunidad que cuenta con cuatro cuerpos
policiales? ¿Tan difícil era que Policía Nacional y Guardia Civil colaborara con las Fuerzas de Seguridad locales en cercar la ciudad para no dejar salir a los terroristas? Quizás la muerte de Pau Pérez, un hombre en el lugar equivocado en el momento equivocado, se hubiera evitado, y quién sabe si también el atentado de Cambrils.


¿Tan difícil era permitir que CNP ayudara a atender a las víctimas? O simplemente para dar sensación de seguridad. O simplemente para dar imagen. Porque si en un hecho de semejante gravedad no intervenimos, ¿qué demonios hacemos aquí? Para dar seguridad estática ya están las empresas de seguridad privada, que cuando existen oscuros intereses sí interesa privatizar medios públicos.


Ni siquiera dejaron intervenir a la Unidad de Intervención Policial del CNP, ni siquiera para realizar controles. ¿A la espera de qué? ¿De que una Sala Inoperativa del 091 les dé instrucciones? Cuando ni siquiera a través de ahí se lanzó ningún comunicado durante el atentado. Sólo silencio.


El Señor Zoido se sorprenderá de por qué existe fuga masiva de policías de Cataluña. Aquí tiene la respuesta, Señor Zoido. La Policía Nacional en Cataluña no pinta nada, no nos dejan hacer nada. Tienes una intervención en materia de seguridad ciudadana que te encuentras por la calle de manera fortuita, y te tiran de las orejas y exigen mil y una explicaciones y escritos. No me siento policía en Cataluña. Voy a cualquier otra Comunidad Autónoma y tristemente hasta me sorprende ver por las calles vehículos uniformados de CNP. Somos un Cuerpo abandonado. Resulta muy bochornoso tener que contar que vi y seguí las informaciones del atentado sentado en el sofá de mi casa por TV. Que no nos llamaron para trabajar.

Señor Zoido, si en un atentado sufrido en nuestro país no dejan intervenir al Cuerpo Nacional de Policía por haberse sufrido en suelo catalán, retírenos de aquí, porque si ya resulta lamentable de cara al ciudadano no poder atender una denuncia o un requerimiento a pie de calle, quienes, al fin y al cabo, son los auténticos perjudicados, imagínese no haber podido ayudar a salvar vidas en un atentado.


Pero, ¿qué vamos a esperar de un país dónde los Jefes Superiores tienen chófer propio (por no hablar de vehículos oficiales usados a título particular por parte de diversas escalas), a sabiendas de la escasez de personal que sufre este país? Donde los cuerpos locales y autonómicos tienen infinitamente más medios y recursos que nosotros.


Vergonzoso es que mis compañeros de Información tuviesen que pedir prestados chalecos antibalas a Guardia Urbana. Que los Mossos tengan subfusiles y chalecos antibalas nuevos y eficaces, mientras que en nuestras dependencias existan chalecos antibalas del año ’86 y como arma larga una escopeta Franchi (en algunas dependencias) de a saber qué año, sin proporcionar actualización y reciclaje para el manejo de este arma. Aunque si en relación a estos temas se tirara de la manta no se dejaría títere con cabeza.


Qué vamos a esperar de un país, donde algún medio periodístico cree que la policía (en este caso Mossos) trabaja horas extra para redondear el sueldo? Apuesto a que cualquier compañero, incluido el que suscribe, trabajaría 20 horas sin descanso si hiciese falta sin pensar en el sueldo, máxime en tragedias como las vividas el pasado 17 de agosto.


Esto era la gota que colma el vaso. Las ganas y la ilusión con la que inicias tu carrera profesional después del acto de jura o promesa del cargo se disipan cuando tu primer destino es Cataluña, donde sólo encuentras frustración al observar por ti mismo todo lo escrito arriba. Porque ya sabes de antemano que prestarás servicio de seguridad estática. Porque los criterios que se tienen en cuenta para acceder a los pocos grupos de investigación que hay en Cataluña son ¿mérito, capacidad y antigüedad? El criterio único y exclusivo para ingresar en estos grupos es tener contactos en las altas esferas. Así de triste. Si eres un buen profesional sin contactos, estás jodido. Donde se premia al inepto.


Señor Zoido, ya no se trata de sueldos y complementos de territorialidad. Hablo de verdadero trabajo policial. No sólo se trata de competencias policiales. Hablo de vidas humanas.


Firmado: Un policía cualquiera.


P.D. Quiero aclarar que estás líneas no son mías, me han llegado por otro medio y me he sentido plenamente identificado, de ahí a compartirlas con vosotros. Si el autor lee esto, le pido mil perdones.

De esta manera su anonimato se mantendrá y estas líneas podrán llegar a mucha gente que desconoce lo que está sucediendo en Cataluña con la Policía Nacional.


NOTA: Desde El Diestro nos gustaría decir que esta carta está circulando por las redes sociales, por tanto, no sabemos si en realidad fue escrita por un policía anónimo, o por otra persona. Así que no nos hacemos responsables de la veracidad del texto.

No hay comentarios: