POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

Artículo escrito desde el odio tras la muerte de una niña de 4 años en Valladolid, por @LagartijaSoy

Resultado de imagen de maltrato infantil

LagartijaSoy.- Escribo desde el odio. Lo reconozco. Odio a todos los que sabían que una niña de 4 años sufría todo tipo de abusos y maltrato y no hicieron nada. Odio hacia los que no evitaron su muerte, pudiendo hacerlo. Odio a los que causaron su muerte de un modo directo y odio a los que la propiciaron, indirectamente.
Odio a la madre y a su pareja, atroces "presuntos" criminales que ojalá paguen con su vida lo que han hecho. Mi desprecio más profundo a esa maraña de funcionarios que han conocido el caso y no han actuado con la urgencia que este drama requería. Fiscalía, Juzgado, Servicios Sociales... mi desprecio. Espero que se deriman las responsabilidades oportunas y todos paguen proporcionalmente a su culpa. Porque aquí hay muchos culpables.
Casi un mes antes del crimen, saltó la alarma. El pediatra de un hospital privado de Valladolid, al que acudió la madre con la niña, activó el protocolo de malos tratos el 11 de julio. La Policía tomó declaración a la madre el 12 de julio, pero la madre culpó al padre, que se encuentra trabajando fuera del país, de maltrato psicológico. Esta circunstancia fue recogida en el atestado policial y el caso pasó al juez de Vigilancia Sobre la Mujer, que le tomó declaración el día 15, y archivó el caso. (¿!) Lo que nadie ha explicado es por qué la Fiscalía de Menores no remite  el caso a los servicios sociales de la Junta de Castilla y León hasta el día 21 de julio (¡!), sin que se hubiese adoptado una sola medida cautelar para proteger a la niña (¡!)
La Junta se lo tomó con calma y al ser viernes, decidieron dejar el caso para el lunes, ¡como si los abusos entendieran de fines de semana! El lunes acordaron una cota con la madre para el día 26 (¡!)
La entrevista con ella no convenció a los asistentes, y concertaron una visita en el domicilio otros dos días después, el 28. A la madre no le venía bien ese día, y quedaron para el martes 1 de agosto. Ese día, nadie abrió la puerta. El día 2 la niña ingresó en el hospital molida a golpes y con signos severos de agresión sexual. Murió un día después.
Qué desazón y dolor debe sentir el médico que dio la voz de alarma, el único que cumplió con su obligación. Como ciudadano y como profesional, estoy segura de que en sus entrañas debe sentir el mismo asco que todos sentimos.
Por desgracia, ni es el primer caso ni será el último. 

D.E.P. un ángel más.


No hay comentarios: