Mosul, territorio comanche

Un miembro de las fuerzas iraquíes en una calle de Mosul

Hay zonas en la ciudad vieja en las que no queda una sola casa en pie. Y debajo de los escombros hay cadáveres. La mayoría no se ven, pero se huelen. Y debe haber muchos, aunque sólo se vean unos pocos. La intensidad de los bombardeos y los combates ha sido tal que solo se ve destrucción, paredes laceradas por la metralla y ventanas sin cristales.
Cada vez que llego a una zona así me acuerdo de lo que escribió Pérez-Reverte, no puedo evitarlo: "Para un reportero en una guerra, territorio comanche es el lugar donde el instinto dice que pares el coche y des media vuelta; donde siempre parece a punto de anochecer y caminas pegado a las paredes, hacia los tiros que suenan a lo lejos, mientras escuchas el ruido de tus pasos sobre los cristales rotos".
Para todos los públicosLos habitantes de Mosul luchan por recuperar sus vidas a pesar de la destrucción

01.06 min

Los habitantes de Mosul luchan por recuperar sus vidas a pesar de la destrucción
Junto a un hospital de combate de las tropas iraquíes, en la intersección de dos calles que antaño debieron ser muy populosas está Paul Hansen, un fotógrafo suizo, junto a Carol, otra reportera gráfica estadounidense de la que no logro recordar el apellido.
Batalla sin cuartel contra la resistencia del Dáesh
Les pregunto. Ella, muy amable, me cuenta que los combates no han terminado y que sigue habiendo mucha presencia del Dáesh, no demasiado lejos, a unos 500 metros.
Territorio comanche es el lugar donde el instinto dice que pares el coche y des media vuelta
Nos dice que tengamos cuidado. Su aspecto es para hacerla caso. Está cubierta de polvo de los pies a la cabeza y lo sucia que lleva la ropa indica que lleva días en la ciudad, sin salir de la zona. Me inspira tanta confianza como Paul, otro gran tipo. Enseguida me enseña un mapa en su smartphone. "Estamos aquí", me dice señalando una estrella amarilla.
Para todos los públicosEl testimonio de los que escapan con vida del infierno de Mosul
01.14 min

El testimonio de los que escapan con vida del infierno de Mosul
"Aquí es seguro pero -continúa- si caminas 500 metros por esa calle de la derecha hay una posición militar y luego está el Dáesh. Encontrarás buenas imágenes pero es peligroso. De frente, algo más allá, hay puedes andar algo más, casi un kilómetro, pero después de la mezquita también hay que tener mucho cuidado".
La ciudad está tomada, pero la batalla no ha terminado
Nos despedimos de ellos. De la Torre, nuestro cámara y Villanueva, el editor de vídeo, echan a andar en esa dirección y yo les sigo mientras Carol nos advierte: "Cuidado, los iraquíes te dirán que es seguro, pero esta mañana han matado a uno justo ahí".
Carol y Paul describen la situación con total exactitud. La ciudad está tomada, pero la batalla no ha terminado. En la parte vieja, el último reducto del Dáesh ya no quedan civiles y las posiciones de los islamistas son pequeñas, pero aún quedan.
Un pequeño grupo de soldados iraquíes nos lo confirma: "Allí", nos dice Ahmed, uno de ellos "a menos de 400 metros, hay un grupo de yihadistas. Deben ser varias decenas, aunque no puedo asegurarlo".
Para todos los públicosEl Ejército iraquí patrulla la ciudad vieja de Mosul en busca de los últimos yihadistas del Daesh
01.17 min

El Ejército iraquí patrulla la ciudad vieja de Mosul en busca de los últimos yihadistas del Daesh
A poco más de un kilómetro de allí, donde todavía se escuchan los disparos y explosiones esporádicas que se producen en el casco antiguo, la ciudad se esfuerza por recuperar la calma. Poco a poco, los primeros desplazados comienzan a volver. Es un goteo y su número es menor que el de los que continúan marchándose porque aún no hay servicios en la ciudad y en muchos barrios ni siquiera hay agua corriente.
La muerte de la pequeña Hannan
En el oeste, aún no hay centros médicos y en todo Mosul sólo hay un hospital pediátrico, el de al Atheer. Sus salas están abarrotadas de neonatos en incubadoras, de recién nacidos con bajo peso debido a la desnutrición o a niños algo mayores con enfermedades cardíacas u otro tipo de dolencias. Allí conocimos a Hannan, de unos cuatro años, allí la vimos morir.
Era urgente trasladarla a Erbil, en el Kurdistán iraquí donde sí hay medios para tratar su insuficiencia renal, pero su familia no tenía los papeles en regla. Su padre nos pidió que diéramos a conocer su drama y eso intentamos hacer. Alguien en el control de la carretera decidió que no podían cruzar y los devolvió a Mosul.
Para todos los públicosEl único hospital infantil de Mosul, desbordado tras la liberación
01.29 min

El único hospital infantil de Mosul, desbordado tras la liberación
Hannan murió poco después, ante el objetivo de nuestra cámara. No por la violencia, ni los por los combates, sino por la burocracia y la estupidez humana. Un drama injusto e innecesario que se repite con demasiada frecuencia en un Irak devorado por la guerra contra el grupo terrorista más peligroso de la historia.



vía RTVE
Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación editado por la sociedad civil. Somos el referente de la derecha política española.

0 comentarios :

Publicar un comentario