This page has found a new home

Muertes como las de Miguel Blesa y Mel Capitán demuestran que son más peligrosos los vivos, por @jsobrevive