POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

Muerte por obsesión.

Luis Barros.- Pedro Sánchez debería de saber diferenciar con claridad entre su militancia y sus futuros votantes, y creo que estos últimos no deben de estar muy contentos con el acercamiento y los guiños constantes a Podemos. Os preguntaréis, ¿por qué? Pues fácil. Esta podemización que está llevando a cabo el PSOE Sánchez, es justo el plan perfecto de Iglesias para hacer lo mismo que con IU, absorberlo y ponerlo bajo su mando. 



         Hay que recordar que gran parte de los votantes de Podemos eran socialistas, y con esta podemización del PSOE podría arañarle un par de millones más y así enviarles al tercer puesto consumando la desaparición casi segura del partido socialista.

           Lleva pocos días como secretario general, otra vez, y ya ha creado una reforma jurídica para España. También ha hecho suya la idea de una España “plurinacional”. Estas propuestas han sido aceptadas por el pasado Congreso del PSOE. El problema con el que se encuentra, es que ha perdido tantos escaños que para poder llevarlas a cabo necesita a Podemos, al menos para hacerse oír e intentar convencer a Ciudadanos. Ya que ha vuelto con sus mismas manías y obsesiones, echar al PP y llegar a la Moncloa, cueste lo que cueste. Se sigue olvidando una cosa importante, es que como quedó bastante claro en la farsa que montó Podemos contra el PP hace dos semanas en el congreso, Iglesias y Rivera no se pueden ni ver. Aunque claro, en la política y viendo los tumbos que da Rivera de vez en cuando cualquier cosa podría pasar, pero parece bastante difícil que estos dos unan fuerzas.



            Así que volvemos otra vez al famoso y peligroso frente popular, quizá por ese motivo la podemización del PSOE, pensando en futuras alianzas. Pedro Sánchez debería hacerse una pregunta si su obsesión por ser alguien le deja, claro. ¿Iglesias aguantará siendo un segundón? Claro que no, es un narcisista, un ególatra, él y él y nadie más. Por eso dije al principio que era el plan perfecto para Iglesias, si Pedro Sánchez cae en la trampa de formar el frente popular, ya veríamos cuánto tiempo le da Iglesias antes de quitárselo de enmedio.



        Por tanto, lo que queda claro con Pedro Sánchez liderando el PSOE, es un partido que va directo a morir, una muerte por la obsesión de un líder incompetente. Otro más en el PSOE.


        No es que me preocupe la desaparición de los socialistas, ni mucho menos. Es más, soltaría varias carcajadas. Lo que realmente me preocupa de todo esto, es que tan fuerte se haría la lacra podemita. Eso sí es preocupante.


No hay comentarios: