This page has found a new home

LA MUERTE NI ES DIGNA NI INDIGNA. LA INDIGNIDAD ESTÁ EN LA MENTE DE LOS QUE PRETENDEN INTERFERIR Y REGULARLA. Por Santiago Torres