This page has found a new home

La muerte de Iván Fandiño y el excesivo número de tontos que nos rodea. Por @jsobrevive