Esplendor en la hierba. Por El Exterminador de tontos


El Exterminador de tontos.- Los más grandes suelen morir a manos de traidores. De un tiro en la espalda Jesse James, en cuya lápida dice “En memoria de mi hijo amado, asesinado por un traidor y un cobarde cuyo nombre no merece figurar aquí”. De puñalada de tarado yihadista en la espalda Ignacio Echeverría, un más que hombre al que pasar de humano a héroe le ha costado la vida. Como hombre, supimos que combatía el terrorismo persiguiendo el blanqueo de dinero de organizaciones mafiosas y terroristas. Como héroe, estará aquí para siempre.




Murió en acto de guerra. Negar que libramos una es el máximo acto de estupidez, porque conducirá a nuestra derrota, como dice Gabriel Albiac. El titán del monopatín nos ha recordado en tiempos de crisis y falta de autoestima que, por encima de nuestros pecados colectivos, España es un pueblo de héroes. No hay posible hipérbole: Ignacio tiene en el altar un lugar próximo al de los héroes de Covadonga de 722, que derrotaron valientemente a la morisma. El ejército astur de don Pelayo comenzó así a la Reconquista. Ahora, nuestra máxima estupidez consiste no ya en la cobardía de no embestir al enemigo, sino en no poder siquiera llamarle por su nombre, por si fuera a ofenderse. En efecto, la imbecilidad mata. Pero hoy no es día de hablar de estupidez cotidiana de los muchos, sino del valor excepcional de los grandes: como Ignacio Echeverría, que estará entre nosotros para siempre. Igual que Esplendor en la hierba, la oda a la inmortalidad de William Wordsworth:




Esplendor en la hierba

“Aunque el resplandor que
en otro tiempo fue tan brillante
hoy esté por siempre oculto a mis miradas.

Aunque mis ojos ya no
puedan ver ese puro destello
Que en mi juventud me deslumbraba

Aunque nada pueda hacer
volver la hora del esplendor en la hierba,
de la gloria en las flores,
no debemos afligirnos
porqué la belleza subsiste siempre en el recuerdo.

En aquella primera
simpatía que habiendo
sido una vez,
habrá de ser por siempre
en los consoladores pensamientos
que brotaron del humano sufrimiento,
y en la fe que mira a través de la
muerte.

Gracias al corazón humano,
por el cual vivimos,
gracias a sus ternuras, a sus
alegrías y a sus temores, la flor más humilde al florecer,
puede inspirarme idéas que, a menudo,
se muestran demasiado profundas
para las lágrimas.”

Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación, editado por la sociedad civil, que aspira a convertirse en referente de la derecha política española.

0 comentarios :

Publicar un comentario