This page has found a new home

El caso de Gabriel Rufián es un desafío para la ciencia: se puede vivir sin cerebro