Suspenden el desahucio de 11 monjas


Fachada del edificio de Lumen Dei en Barcelona

Dos jueces de Barcelona frenan la expulsión hasta averiguar si el edificio fue vendido de forma ilegal

El caso de las 268 monjas contra el arzobispo de Oviedo, a la justicia ordinaria

En la última paralización de un desahucio enBarcelona no se escuchó el habitual grito de guerra de «sí se puede» de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) ni se vieron sus camisetas verdes.De hecho, ni si quiera se gritó. Tampoco se habló por encima de lo que marca la prudencia ni se dio rienda suelta a demasiada euforia exterior. Tras recibir la noticia por teléfono, las 11 mujeres que se libraron de ser expulsadas de sus casas mantuvieron la sobriedad. Monjas misioneras, sólo se permitieron un agradecimiento como expresión máxima de alegría por su victoria en los juzgados:«Gracias a Dios y a San José». Y a partir de ahí, aseguran, siguieron con sus labores. «Rezar y ayudar a quien podamos».

El juzgado de Primera Instancia número 27 de Barcelona ordenó el 26 de abril que se paralizara el desahucio de las 11 hermanas, pertenecientes a la Asociación Privada Lumen Dei. Es el segundo juzgado de la capital catalana que les da la razón en los últimos meses en un conflicto que tiene como epicentro la venta presuntamente irregular del edificio en el que las mujeres residen desde hace 20 años, en pleno centro de Barcelona.

Los desahucios seguirán paralizados hasta que dos juzgados de Madrid decidan sobre la investigación por estafa, entre otros delitos, que sigue abierta contra el arzobispo de Oviedo,Jesús Sanz, acusado por 268 monjas de Lumen Dei de expoliar y liquidar sus propiedades de forma ilegal. Hasta que exista sentencia, las 11 monjas, en su mayoría procedentes de Sudamérica, seguirán viviendo en el edificio y gestionando la pequeña tienda de objetos litúrgicos que hay en la entrada y que les sirve como vía de financiación.

Las dimensiones y la localización del edificio de Barcelona, entre los números 17 y 21 de la calle Xuclà, convierten sus ahora adustos dormitorios, la pequeña capilla de las hermanas y el comedor comunitario en joyas que cualquier empresario inmobiliario querría explotar. Las fincas se reparten 19.000 metros cuadrados en cinco plantas, con dos enormes terrazas interiores e instalaciones capaces de acoger a decenas de personas.La lista de posibilidades del edificio se completa con su distancia con la Rambla. Menos de minuto y medio a pie del mayor hormiguero de turistas de Barcelona. Un negocio tan obvio como ambicionado.

Dos empresas inmobiliarias -Barcelona Real Estate Expertise y el fondo suizo Stoneweg- adquirieron las fincas a espaldas de las monjas que viven en ellas tras llegar a un acuerdo con el arzobispo de Oviedo y sus socios.La primera compañía pagó aproximadamente tres millones de euros por dos edificios en una zona donde los precios oscilan entre los 3.000 y los 4.000 euros el metro cuadrado. La finca restante fue revendida por el fondo suizo a la empresa Varia Xuclà, que pagó una cantidad similar. Cerrado el acuerdo, las compañías presentaron sendas denuncias de desahucio contra las misioneras. Todas las órdenes de expulsión que fueron activadas han sido suspendidas tras los recursos de las religiosas, la última el pasado miércoles, según un auto al que ha tenido acceso este diario.

Una portavoz de las monjas asegura que el objetivo de las empresas es el de convertir los edificios de Xuclà en viviendas de alto nivel y un hotel de lujo. De momento, sin embargo, sus planes deberán esperar. Los argumentos de los dos juzgados de Barcelona que han frenado los desahucios son similares y apuntan a las causas abiertas en Madrid contra el arzobispo de Oviedo y sus socios. Hasta que estas no se solventen, nadie expulsará a las hermanas.

La operación inmobiliaria de Barcelona está siendo investigada por un juzgado de Madrid dentro de una causa mayor por estafa, coacciones y contra la Seguridad Social y la libertad religiosa contra Sanz y el obispo de Cuenca,José María Yanguas. Ambos han sido denunciados por colaborar para arrebatar a las religiosas el control de sus bienes.Entre ellos el edificio de la calle Xuclà.

La investigación intenta clarificar también si el alto cargo de la Iglesia habría vendido otras propiedades de la Asociación Privada Lumen Dei repartidas por Madrid, Asturias y Andalucía. Según consta en la demanda, Sanz habría obtenido hasta 12,7 millones de euros en las ventas.

Recientemente un juzgado de Madrid rechazó el intento de Sanz y de Yanguas de trasladar la causa a los tribunales eclesiásticos del Vaticano. El titular del juzgado de Primera Instancia número 77 de Madrid cerró esa opción al considerar que uno de los delitos de los que se le acusa -vulneración del derecho fundamental de asociación- es competencia exclusiva de la jurisdicción española. Según las 268 monjas, Sanz «maniobró» junto al obispo de Cuenca para hacerse con el control de la Asociación Privada Lumen Dei, propietaria de un patrimonio inmobiliario millonario, y venderlo sin control.

Fuente http://www.elmundo.es/sociedad/2017/05/01/590708f0e5fdeaac2c8b45c3.html
Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación editado por la sociedad civil. Somos el referente de la derecha política española.

0 comentarios :

Publicar un comentario