Sanabria, un lugar de Leyenda

Foto: Ayuntamiento de Sanabria.


El Lago de Sanabria tiene más de 100.000 años de antigüedad y con  318 hectáreas de superficie es el más grande de la Península Ibérica. National Geographic lo ha incluido entre los 5 lagos, de origen glaciar, más significativos del Planeta.
La leyenda
Cuenta la Leyenda que una noche de lluvia previa a la Fiesta de san Juan llegó un peregrino al pueblo de Valverde de Lucerna. Buscó cobijo entre los lugareños y todos se lo negaron exceptos dos mujeres que trabajaban en un horno. Él las insto a refugiarse en las montañas y clavó su bastón sobre el suelo pronunciando las palabras “aquí clavo mis bastón, aquí brote un gargallón” y empezó a salir tal cantidad de agua que el pueblo entero quedó hundido a excepción del horno, que se dice que es la isla que aún se ve en mitad de lago. Continúa la leyenda diciendo que fue un castigo divino, que en realidad era Jesucristo el peregrino y que el día de San juan las almas caritativas pueden escuchar el replique de la campana sumergida de la iglesia de Valverde de Lucerna.  En Junio de 1930, Miguel de Unamuno visita el lago de Sanabria y un año después publica San Manuel Bueno, mártir. La novela se desarrolla en un pueblo, alrededor del Lago de Sanabria, que toma el nombre de… Valverde de Lucerna.






Foto: Daniel Laseca.
Foto: Daniel Laseca.

El Parque natural, un paraíso del senderismo
Desde el 2011, el Helios Cousteau, el primer catamarán heólico-solar del mundo, navega las aguas del lago y hace varias salidas semanales para los excursionistas.
El Lago forma parte del Parque Natural  Lago de Sanabria y Alrededores. Un enclave natural de una gran  biodiversidad. Más de 1500 tipos de especies vegetales, 190 de vertebrados y más de 140 clases de aves diferentes que sobrevuelan esta área.  Grandes extensiones de robles, castaños, y ejemplares de cerezos de monte, avellanos, abedules, etc dotan de una gran riqueza natural y de un colorido especial a estas tierras. Son múltiples las lagunas, arroyos de aguas cristalinas, lagunas, cascadas, especialmente en primavera, cuando las altas nieves se van derritiendo,  o cuevas que hacen del entorno un paraje idóneo para la práctica del senderismo con más de 30 sendas homologadas. Entre las muchas rutas, de enorme belleza, cabe destacar en la época de mayor caudal la Laguna y cascada de Sotillo, con una caída de más de 30 metros de altura. Esto ha hecho que la zona se haya convertido en un auténtico paraíso para el senderista con una gran diversidad de rutas y paisajes.  A poca distancia del Lago de Sanabria, en Ribadelago Viejo, se extiende el Cañón del Tera, un desfiladero natural del río Tera, que se eleva sobre barrancos y proporciona unas increíbles  vistas. Siguiendo el curso del río Tera, a unos 18 km, en su intersección con el río Castro, se levanta esplendorosa Puebla de Sanabria.





Foto: Ayuntamiento de Sanabria.
Foto: Ayuntamiento de Sanabria.

Puebla de Sanabria
Existen datos históricos que hacen alusión a la comarca del siglo V. Pero son del siglo X los primeros datos específicos que aluden  a esta pequeña  población, de unos 1500 habitantes, pero con un inmenso patrimonio histórico y arquitectónico. Sus pequeñas cuestas empedradas se van elevando desde las orillas del río Tera hasta  la cima de la inmensa roca donde se ubica el pueblo. En su cúspide, se encuentra el Castillo de los Condes de Benavente, construido en el siglo XIV por el Conde de Benavente, Don Rodrigo Alonso Pimentel. A poca distancia del castillo está la Plaza Mayor, de época de los Reyes Católicos, y en la misma plaza la iglesia de Nuestra Señora de Azogue, patrona de Puebla de Sanabria, que fue construida en el siglo XII y de cuya época conserva restos románicos en los muros laterales y el pórtico. Adosada a la Iglesia se levanta la Ermita de san Cayetano, y justo en frente el ayuntamiento, cuya fachada es del siglo XV. El Convento Iglesia de san francisco, al otro lado del río, es otro de los edificios históricos. Otra visita peculiar, a pocos metros de la Plaza Mayor, en la calle de San Bernardo es el Museo Taller de Gigantes y Cabezudos. Una gran tradición de Puebla de Sanabria que se remonta  a 1848.
Las calles de Puebla de Sanabria están llenas de historia, sus casas de piedra con balcones y tejados de madera, lo convierten en una especie de cuento de leyenda, donde muchas aún conservan los blasones o escudos de armas de las familias nobles de la época. La Plaza del Arrabal constituye actualmente el centro de la población, que aún conserva buena parte de las murallas del siglo XII y XII que rodeaban la villa.
Todo este ambiente, se conmemora a mediados de agosto, con la feria medieval y una semana después con la feria de artesanía.
Entre los recovecos de sus calles y sus casas de piedra, Puebla de Sanabria guarda como uno de sus atractivos multitud de restaurantes con una gran tradición gastronómica, perfecta para reponer fuerzas después de una buena caminata.  Los habones y las berzas que son la base del caldo Sanabrés. El pulpo a la sanabresa, similar al gallego, la trucha de río o el bacalao al horno en los grandes fogones que recuerdan al de las mujeres de la leyenda de Valverde de Lucerna. No faltan las carnes de vacuno de ganadería propia o el cerdo del que se hace uno de los platos típicos, los sisos con cachelos. Características de la zona son la gran variedad de setas. La miel y las rosquillas asadas acompañan en lo dulce a la tradición sanabresa, que en los últimos años ha desarrollado vinos propios y una reconocida sidra. Todos estos productos pueden encontrarse en sus numerosos restaurantes, algunos elevados, y con vistas  sobre el río, o en las tiendas que se reparten por el pueblo, especialmente en las calles que suben hacia la Plaza Mayor, pasando por la Plaza de Armas.
Un viaje, de castillos y leyendas,  donde La historia y la naturaleza se encuentran y conviven en plena armonía.
Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación editado por la sociedad civil. Somos el referente de la derecha política española.

0 comentarios :

Publicar un comentario