Recordando el Terror Rojo en la Rusia soviética


El primer estado policial bolchevique se entregó a orgías de asesinatos y torturas



Detalle de un cartel de propaganda anti-bolchevique de los años 20. El cartel representa el sacrificio de Rusia a un marxista Internacional. (Dominio público)

En agosto de 1918, una mujer disparó y casi mata al líder soviético Vladimir Lenin mientras viajaba por una fábrica en Moscú. La asesina era Fanya Kaplan, una socialista descontenta cuyo partido político fue prohibido a principios de ese año por los comunistas bolcheviques de Lenin.

Antes de su ejecución varios días después, Kaplan dijo que actuó sola. Pero había muchos que compartían sus quejas. Los bolcheviques establecieron rápidamente la dictadura menos de un año antes, en la Revolución de Octubre de 1917. Cedieron vastos territorios a Alemania a cambio de la paz y disolvieron el primer experimento del país con un gobierno democrático.

Estas traiciones enojaron a muchos comunistas y a otros revolucionarios de izquierda de todo tipo que ayudaron al ascenso de Lenin al poder, empezando por los levantamientos a principios de 1917 que derrocaron al zar ruso Nicolás II.

Ahora, al menos en lo que respecta a la creación de la dictadura marxista, esos revolucionarios no bolcheviques dejaron de ser útiles. Después de varios levantamientos por parte de grupos étnicos socialistas, y poco antes de que Kaplan fuera fusilada, Lenin declaró que era necesario un “terror de masas despiadado” para limpiar el movimiento.

Y el terror llegaría, no sólo bajo el gobierno de Lenin, sino por décadas después de su muerte, desde la Unión Soviética hasta Europa Oriental, China, Corea y todos los demás países lo suficientemente desafortunados como para caer bajo el gobierno de un partido comunista.
Construyendo el estado policial soviético

Los gobiernos rusos antes de los comunistas, tuvieron sus propias organizaciones secretas de policía, como la temida oprichnina del zar Iván el Terrible (1530-1584), que sospechaba de la aristocracia rica de conspirar para derrocarlo.

Y en los tiempos de Lenin, salvaguardar la revolución y consolidar su ideología violenta iba de la mano con el terror de estado. Apenas unas semanas después de la Revolución de Octubre de 1917, el Partido Bolchevique estableció la Comisión extraordinaria, más conocida como Checa después de la pronunciación de su abreviatura rusa.

Su líder era el noble polaco Felix Dzerzhinsky, un hombre sombrío y fanático que se había convertido al socialismo y luego al comunismo en su juventud. Con sólo unos pocos cientos de miembros en 1917, la Checa rápidamente se expandió cuando los bolcheviques intensificaron la guerra contra los ejércitos rusos “blancos” y encontraron una disensión intensa y cada vez más violenta entre sus compañeros comunistas. En dos años, la organización de la policía secreta tenía alrededor de 200.000 personas.

El propio Dzerzhinsky fue bolchevique por unos pocos meses desde que desertó de otra facción Roja, pero la organización que creó se convertiría en un elemento permanente e inquebrantable del régimen soviético hasta su colapso en 1991.


Foto policial de Felix Dzerzhinsky tomada en 1916. (Dominio Público)

El terror rojo


El atentado a la vida de Lenin en agosto de 1918 fue un catalizador para las cientos de miles de ejecuciones estimadas que la Checa llevó a cabo desde 1918 hasta principios de los años 1920.

“Nosotros defendemos el terror organizado-esto debería ser francamente admitido”, dijo el líder del Checa, Dzerzhinsky en julio de 1918. “El terror es una necesidad absoluta durante los tiempos de la revolución. … juzgamos rápidamente. En la mayoría de los casos sólo pasa un día entre la aprehensión del criminal y su sentencia”.

Vestidos con abrigos de cuero, los agentes de la Checa siguieron a los ejércitos bolcheviques, acorralando a los sospechosos que habían sido capturados, incluidos los terratenientes, la nobleza, los dueños de negocios, e incluso los que simplemente se encontraban vagando después del toque de queda. Esta rutina fue seguida de ejecuciones masivas.

Ya en 1924, el historiador ruso que escapó, Sergei Melgunov reveló en su libro “El Terror Rojo en Rusia” el asesinato sistemático, proporcionando tanto documentos como fotografías. La misma Checa publicó informes que anunciaban con orgullo números parciales de muertos. En muchas regiones, cada crimen, real o imaginario, llevaba la sentencia de muerte.

Sobre el asesinato, Melgunov dice: “el número de nombres publicados era mucho más pequeño que la realidad. Además, cuando los bolcheviques ponían en marcha su desordenada huida, les decían a los trabajadores que si ellos (los trabajadores) no venían con ellos, los bolcheviques, a su regreso, colgarían a cada trabajador que hubiera permanecido, detrás de un poste telegráfico'”.

Las acciones de la Checa en general siguieron la filosofía comunista de la lucha de clases y el abandono de la moral y la dignidad humana, y declararon que todo lo que se oponía a estas ideas era contrarrevolucionario. A menudo, las víctimas o miembros de la familia se veían obligados a desvestirse antes de ser llevados para ser fusilados. Otros prisioneros fueron forzados a subir a barcazas, llevados al mar y ahogados.

Como señala Melgunov: “En Kiev era rutina hacer que los condenados se postraran entre la sangre cuajada en el suelo antes de dispararles detrás de la cabeza o del cerebro”.

Aparte de las ejecuciones, los Chekists también disfrutaron de la tortura y la violación. 



Seguir leyendo: https://www.lagranepoca.com/opinion/131150-recordando-el-terror-rojo-en-la-rusia-sovietica.html
Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación, editado por la sociedad civil, que aspira a convertirse en referente de la derecha política española.

0 comentarios :

Publicar un comentario