POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

La salvación de España está en Pablo Iglesias y el arte de la guerra de Sun Tzu



El Diestro.- Ignora el Arte de la Guerra y lucharás en la más absoluta oscuridad. Entiende los principios del Arte de la Guerra de Sun Tzu y prevalecerás sobre tus enemigos. Este texto del año 500 A.C ofrece las llaves para la victoria tanto en la guerra como en la paz. Las enseñanzas del Tzu fueron transmitidas solo para unos poco iniciados y los emperadores chinos durante siglos. Hoy se aplican adaptados a la política, el deporte y, por supuesto, la guerra.

Dice Sun Tzu
Protegernos de la derrota está en nuestras propias manos, pero la oportunidad de derrotar al enemigo es proporcionada por el propio enemigo.
Para aplicar el Arte de la Guerra en la política actual de España consideraremos el punto más débil que tienen los políticos: la corrupción.

España ha llegado a tal punto de indignidad moral en política que una vez pasado el punto de no retorno; según las enseñanzas de Tzu, cuanto peor, mejor.

Dice Sun Tzu
Confróntalos con la aniquilación y sobrevivirán; sumérgelos en una situación mortal y vivirán. Cuando la gente está en peligro son capaces de luchar por la victoria.

Consideremos una situación semejante a la venezolana donde reina la más absoluta miseria económica para la sociedad civil y moral por parte de las élites dirigentes. Es la misma situación a la que Podemos nos empujaría en caso de acariciar las mieles del poder; así como el colapso moral y de desigualdad al que nos veríamos empujados todos los ciudadanos excepto las élites de Podemos, que sería paralelo al venezolano. Colapso moral por la encarcelación y tortura de disidentes y el habeas corpus suprimido de facto.
Vemos a los venezolanos luchar a brazo partido contra el sistema que tanto gusta a Podemos y del que fueron asesores altos cargos del partido. Vemos a los soldados de Maduro disparando balas de verdad contra la sociedad civil en manifestaciones verdaderamente heroicas por parte del pueblo.
Asistiríamos a ese colapso moral ocasionado por las élites podemitas tomando acciones en contra de un pueblo hambriento, pero los líderes vivirían incluso mejor que ahora. Paradójicamente, esta situación inevitable hace de Pablo Iglesias y sus acólitos una posible solución para España.


Dice Sun Tzu
Un ejército que combate con el mar a la espalda sin ninguna escapatoria lo hará bravamente, pues estará luchando no por su emperador sino por su supervivencia.
Pon a tu ejército de cara a la muerte sin posibilidad de escape
donde los soldados no puedan huir ni tener miedo y no habrá nada que no puedan conseguir.

Muchos ciudadanos, no porque crean que Pablo Iglesias y su panda vayan a guiarnos a la felicidad universal formando ya parte de pleno derecho, tal como era su intención, de la casta parasitaria; sino porque solo después de la destrucción total de la felicidad esta puede llegar. Solo puestos los españoles en el campo de la muerte remedarían a los venezolanos, cuyas imágenes icónicas de un pueblo en lucha por su libertad solo pueden conducir a la libertad colectiva. Eso está ocurriendo en Venezuela en estos momentos. El pueblo está luchando desnudo ya de espaldas al mar contra un ejército que dispara balas de verdad contra ellos, y solo tiene dos opciones ante sí: morir o vencer.

Esta España aletargada después de 40 años de paternalismo franquista donde tras la guerra civil sobrevivieron los más cobardes, los estraperlistas y mucho de lo peor de la sociedad, no estuvo dispuesta a luchar para conseguir su libertad colectiva. Aceptaron de buen grado la continuación de un franquismo donde de forma trilera imperaría un partido vencedor, cuyo secretario general iba a gozar de las mismas atribuciones totalitarias que el dictador. Acumulando los poderes legislativo, ejecutivo y judicial no habría ninguna diferencia. 

Es por eso, que la salvación pueda descansar en Pablo Iglesias, el único capaz de destruir lo poco que queda de sociedad de bienestar y pulverizar al pueblo con tal grado de ignominia, que viéndose de espaldas al mar y a punto de morir no tuviese más remedio que sacar fuerza de flaqueza y valor de la cobardía para comportarse como el pueblo venezolano en lucha por su libertad. Solo Pablo Iglesias y su panda puede reducir a cenizas el derecho de propiedad para todos excepto para los suyos, claro. 

No obstante, todavía no estamos de espaldas al mar con el ejército enemigo enfrente, ya que existen igualmente restos de naufragios donde agarrarse y flotar. Solo Pablo Iglesias es capaz de realizar la catarsis que necesitamos: ponernos de espaldas al mar y sin posible escapatoria capitaneando a un ejército de enemigos dispuestos a abatirnos. Solo él puede hacer reaparecer la famosa “furia española”, vencedora gloriosa en los tercios de Flandes y tantas batallas. 

No hay comentarios: