This page has found a new home

La Casa de Papel se desploma, gracias a Itziar Ituño. Los espectadores no perdonan