Fernando Sánchez Dragó (parte II): “El orgasmo es el rostro de Dios”


Fernando Sánchez Dragó ha vivido y viajado por todo el mundo. En esta segunda parte de la entrevista nos habla de su experiencia vital fuera de nuestras fronteras. Lamenta la situación de Siria, un país “muy culto, de gente educadísima, de gente ilustrada, de tolerancia respecto a la cultura cristiana, a la cultura judía, por supuesto respecto a la musulmana”. “Es un país adorable, que funcionaba bien, extraordinariamente hermoso en naturaleza y extraordinariamente rico en historia y en cultura”, comenta.
La entrevista continúa desde la parte I.
Daniel Laseca: ¿Si tuvieras que destacar algún país por su literatura, con cuál te quedarías?
Fernando Sánchez Dragó: Inglaterra. Inglaterra por su literatura y por su lengua, que es lo mismo. El inglés, que no es precisamente un idioma en el que me desenvuelva con gran soltura, por desgracia, pero es un vehículo de tal flexibilidad, en su gramática, en su capacidad de composición de palabras, en su léxico riquísimo, que no es casualidad que me parezca la mejor literatura del mundo.
Dani: ¿Y por su cine?
Fernando: El cine es americano como el toreo es español. El cine es fundamentalmente americano. Son los americanos los que saben contar historias con imágenes. Hay países que no sirven para el cine, por ejemplo España, con algunas excepciones: Buñuel, Berlanga, Garci. Los españoles no saben colocar bien la cámara. No saben contar una historia con imágenes. Hay siempre un punto de sordidez, un punto de ideología. No me gusta el cine español. Me gusta el cine francés, el cine francés costumbrista me gusta mucho.
Dani: ¿Y si tuvieras que escoger un país por su gastronomía?
Fernando: Japón, sin duda alguna, a infinita distancia del segundo. Cuando salgo a cenar, si voy solo (si voy acompañado tengo que atender las peticiones de los demás) voy a siempre a un japonés. España tiene la fama de las tapas, qué va, Japón está lleno de tabernas con infinidad de tapas, preparadas de una manera maravillosa. Además todo son locales antiguos, bonitos, de madera… es extraordinario comer en Japón. En segundo lugar Italia. La cocina italiana que es muy sencilla, hay muy pocos platos, a diferencia de lo que pasa en España, pero es espectacular.
__________
Japón es muy relajante para vivir porque
no tienes la sensación, como aquí en España,
de que te está engañando todo el mundo
.
En Japón funciona todo.
__________
Dani: ¿Y su tuvieras que elegir un solo país por su conjunto?
Fernando: No hay ningún país sin defecto, es como las mujeres. Pero en general el país mejor para vivir es Japón.  En Japón todo funciona, tienen el bushido, que pertenece a su sistema de enseñanza, que es el cumplimiento del deber. Sobre todo viniendo de España, que es lo contrario del bushido, donde muy poca gente cumple con su deber. Donde después de Italia es el país que peor funciona del mundo. Japón es muy relajante para vivir porque no tienes la sensación, como aquí en España,  de que te está engañando todo el mundo.  En Japón funciona todo y eso relaja mucho, pero al mismo tiempo puede ser aburrido, no así Tokio que es la ciudad más divertida del mundo. Pasaría gran parte del año en Japón y el resto en algún sitio que no haya turistas, al corazón del África negra, al Congo, a Sudán, ardo en deseos de ir a Sudán. A Sudán del sur, allí donde se está organizando lo que se está organizando. No lo puedo evitar. A mí lo países que me gusta viajar, en cuanto leo el periódico y leo guerra, inundación, epidemia, terremoto… mi impulso me lleva ahí, es la atracción de la vida peligrosa. Japón 8 meses al año, y 4 de países peligrosos.
Dani: Sin embargo estás en España…
Fernando: Estoy en España mucho menos de lo que la gente cree. Salgo en televisión pero son programas grabados, a lo mejor meses antes. En segundo lugar escribo columnas de actualidad que las leo en las quimbambas. En tercer lugar estoy, es verdad, mucho más anclado en los últimos años por culpa de mi hijo Akela. Yo con este niño estoy encantado de la vida. Es una bendición delos dioses, no te puedes ni imaginar lo guapo que es, lo listo que es, lo simpático que es, lo amable, lo civilizado, lo bien educado… lo tiene todo, entonces estoy encantado con este niño, y tengo la responsabilidad y el deber de transmitirle todo lo que al vida no me va a dar tiempo para transmitirle. Por lo tanto quiero estar el mayor tiempo posible con él. En cuanto sea un poco mayorcito me lo empiezo a llevar a los viajes. Como he hecho con todos mis hijos. Y ahora me lo voy a llevar a la plaza de toros. Me van a linchar otra vez, ya te imaginarás, Dragó en la plaza de toros con el niñito de 4 años.
Dani: Te he escuchado muchas veces exaltar Asia, especialmente Japón y Tailandia, pero a pesar de haber vivido años en países africanos no conozco tanto el influjo que ha podido dejarte esa etapa y esos países. ¿Qué sentimiento te han dejado?
Fernando: Los países asiáticos son países de gran cultura. Te sales de la cultura europea, de la cultura judeocristiana, llegas a la cultura del budismo, del hinduismo, del sintoísmo, etc. Y estás yéndote a otros mundos, muy estimulantes e incitantes, para alguien como yo, no me gusta la palabra intelectual, la entrecomillo, pero digamos un intelectual.
África es un viaje a la soledad. Están tan lejos de nosotros en todo, que no hay casi ningún tipo de contacto posible, ni siquiera lingüístico. Es un tipo de viaje completamente distinto, es un viaje hacia dentro. Viajar a Asia es un viaje a la historia. África, el África negra, no es que no tenga historia, pero no la conocemos, es muy reciente, empieza cuando llegan los viajeros ingleses. El hombre es un ser bifronte formado por dos grandes vectores, uno es la historia, y el otro es la naturaleza. Entonces el viaje a África es el viaje a la naturaleza. Lo que más te marca ahí es la naturaleza, los volcanes, los bosques, las sabanas, los desiertos, los ríos… un viaje más solitario, que te mueve menos escribir, pero ya llegará, ya llegará.
__________
“Siria era un país muy culto, de gente educadísima,
de gente ilustrada, de tolerancia respecto a la cultura
cristiana, a la cultura judía, por supuesto respecto a la
musulmana, un país adorable, que funcionaba bien
__________
Dani: Viviste en Jordania en la época de la guerra civil del Líbano. ¿Cómo se vivía en aquel momento el conflicto en la región? ¿Ves alguna relación, a pesar de las muchas diferencias, con la guerra en Siria?
Fernando: Yo estuve aproximadamente en 1980 y, efectivamente, estaba la guerra del Líbano, pero fuera del Líbano no pasaba absolutamente nada. Siria y Jordania, que eran los dos países por los que yo me movía, nada. Jordania es el país más aburrido que yo he conocido en mi vida. Los países en guerra tienen que al menos son divertidos y animados, como lo era Saigón. Yo estuve en la guerra de Vietnam. Pero, en cambio, Jordania era una calma chicha absoluta. No había ni aceras en Amán. La única diversión era comprarme un cucurucho de pistachos.
Siria lo mismo. Yo estoy muy escandalizado por lo que está pasando en Siria y por lo que se está diciendo en Siria. Siria era un país muy culto, de gente educadísima, de gente ilustrada, de tolerancia respecto a la cultura cristiana, a la cultura judía, por supuesto respecto a la musulmana, un país adorable, que funcionaba bien, extraordinariamente hermoso en naturaleza y extraordinariamente rico en historia y en cultura. Uno de los mejores países que yo he conocido. Luego lo recorrí en ocasiones posteriores. Es un país que conozco muy bien.
Con todo esto que está pasando en Siria están demonizando a al-Assad. Por supuesto que tendrá sus cosas como las tendrán todos los políticos, ningún político es bueno. Pero era un político razonable, respetuoso, no era en modo alguno esta especie de dictador sanguinario que se dedica a achicharrar al pueblo con armas químicas. Esto es fruto, creo yo, de una demonización pagada por las corporaciones financieras, que son las que sostienen Europa. Y el tapón, la barrera frente al yihadismo era Siria, si salta adiós Madrid, adiós Europa.
Y el que está defendiendo y salvando, una vez más, la civilización cristiana, no en el sentido religioso, sino en el sentido occidental, es Rusia. Lo ha hecho ya 3 veces a lo largo de la historia. Yo en estos momentos soy putiniano a ultranza. He estado en los últimos meses en la embajada Siria, porque intenté irme a Siria con Anna Grau a escribir crónicas. Pero los periódicos ya no te envían a escribir crónicas porque no hay dinero para eso, y en segundo lugar se estaba acabando la guerra, porque yo quería ir a Alepo. Al final no cuajo el proyecto, pero estuve a punto.
Dani: ¿Cómo crees que se soluciona el conflicto sirio?
Fernando: Se soluciona como lo está solucionando Putin. Bombardeando donde haya que bombardear y respondiendo a una agresión que ha organizado Hillary. Hillary es la bruja que ha organizado la primavera árabe, que no ha sido más que una astuta estratagema fraguada por el yihadismo para embaucar sobre la llegada de la democracia. La democracia, aparte de los defectos que tiene ya, no puede llegar porque les faltan 6 siglos y con ese truco derribaron a Gadafi. Gadafi será un hijo de puta, pero era nuestro hijo de puta, era el fiel de la balanza que impedía todo lo que está pasando. Imagínate como esta Libia ahora, el tribalismo más desaforado y así en toda el área islámica.
Estamos al borde de una guerra mundial. Pero al borde, borde, borde, muy cerquita. En primer lugar por la dimensión de la crisis económica que hay hoy en día en el mundo, y de la que va a venir, porque esto no ha hecho más que empezar. Es la cosmología del hinduismo, Brahma crea el mundo, Vishnu lo conserva y Shiva lo destruye y al destruirlo hay que reconstruirlo y entonces toda la economía se activa y el paro desaparece. Y Pakistán está al borde del yihadismo y tienen la bomba atómica, y tiene un conflicto secular con India que también tiene la bomba atómica. Y ahí está China y el sueño de China es apoderarse de la India, igual que han hecho con el Tibet. Luego está Corea del Norte con Japón al lado. Estamos encima de un avispero, en cualquier momento puede estallar la guerra mundial. Como de costumbres nuestros políticos están ciegos y no se enteran, igual que como pasó en las otras dos guerras mundiales.
Dani: Desde el principio de la UE te manifestaste como euroescéptico. ¿Por qué y cual crees que es el mejor modelo político y qué país está más cerca de tenerlo?

Fernando: Fui el primero, pedí el estatuto de apátrida. Ningún país he visto cerca de tener la mejor forma de política, porque en todos los países en los que he estado había políticos. Los políticos viven de crear problemas. El político se inventa un problema, luego tiene a unos periodistas que son sus sicarios, que están literalmente comprados y pagados, que es lo que está pasando ahora en España o en EEUU. El NY Times, el Washington Post, la CNN, las grandes cabeceras sólo tienen credibilidad entre un 18% de los norteamericanos. Entonces el mecanismo es muy fácil: el político se inventa el problema y lo traslada al hombre de la calle. Pero el problema realmente no existe. Acabamos de tener en España un ejemplo, cuando hemos estado un año y pico sin gobierno y no ha pasado nada, la vida seguía tal cual.
Todos los países en los que yo he estado había políticos, por lo tanto en ninguno de ellos me he encontrado una forma de organización perfecta de la sociedad. Pero tampoco se puede aspirar a eso. El hombre es un animal depredador, es el peor de los depredadores, y el 90% de los seres humanos son depredadores, como lo demuestra lo que sucede en las redes. Las redes son un instrumento formidable de revelación antropológica, porque ahí nos damos cuenta de los abismos de maldad que verdaderamente se esconden en el ser humano. Por tanto, para mí el país perfecto sería aquel en el que no hubiera sociedad. Yo no soy zoon politikon, como decía Aristóteles, yo soy animal cordial, que es cosa bien distinta a ser animal social. Entonces donde hay sociedad no hay arreglo. La sociedad ha funcionado mal siempre, porque los seres humanos no han nacido para vivir en sociedad.
Dani: Una última pregunta, que me suele gustar hacer. En ti además encuentro cierta similitud con Fausto. Como él buscaba el momento perfecto, donde detener el tiempo, ¿tú has encontrado algún momento así?
Fernando: Sí, los he encontrado a través de esos instantes de plenitud cuando escuchas la música de las esferas, que se producen de repente ante un paisaje, ante una montaña, en el Sahara, lo he encontrado en el uso de determinadas sustancias como el LSD, la mezcalina, los psicotrópicos… lo he encontrado, a veces, ante una obra de arte o una lectura y lo he encontrado sobre todo, porque ha sido siempre mi camino, en el sexo. El sexo, practicado de una determinada manera, te saca del tiempo. Por eso lo llaman “la petite mort” o “la gran mort”. Sales del tiempo y sales del espacio. Yo ahora estoy preparando esos encuentros eleusinos que organizo, el último fue sobre el héroe, se celebró hace escasamente una semana en el Escorial, y el próximo se va a llamar “el orgasmo” o “el rostro de Dios”. Verdaderamente, el orgasmo es el rostro de Dios, lo más cercano. Suponiendo que haya un Dios, el ánima mundi, el cosmos, lo más cercano que puede el hombre para contemplar ese rostro es el orgasmo.

http://viajesylugares.com/fernando-sanchez-drago-parte-ii-el-orgasmo-es-el-rostro-de-dios
Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación editado por la sociedad civil. Somos el referente de la derecha política española.

0 comentarios :

Publicar un comentario