Fernando Sánchez Dragó (parte I): “Como lejos de casa no se está en ninguna parte”




Entrevistamos durante casi una hora a Fernando Sánchez Dragó. Nos recibe sonriente y resplandeciente en su casa. Feliz de la vida y lleno de sabiduría, nos habla sobre sus viajes, su infancia, sus recuerdos, nos muestra su lado más paternal, orgulloso de su hijo de 4 años. Charlamos sobre Siria, país que conoce bien, sobre Japón, educación, política, sobre literatura, por supuesto sobre viajes y, en definitiva, sobre la vida.

A continuación reproducimos la primera parte de nuestro encuentro con el autor de libros como “Esos días azules” o “Gargoris y Habidis”. La segunda y última verá la luz el jueves 25 de mayo.



Daniel Laseca: Sé que no te gustan las etiquetas ni las definiciones, pero como introducción, muy brevemente, escritor, viajero, cosmopolita, hombre comprometido con la cultura y con las letras, con las ideas y ante todo, parafraseando a Nietzsche, Humano, muy humano.

Fernando Sánchez Dragó: Como no me has llamado polémico ni provocador, acepto.

Dani: Muchas gracias, ¿sería así, el HOMBRE, con mayúsculas, que buscaba Diógenes, farol en mano, por Atenas?

Fernando: Lo intento, lo he intentado toda mi vida, además es una imagen que he utilizado toda mi vida, he hecho todo lo posible por ser ese tipo de hombre.

Dani: Cuando te dieron el Premio Planeta por “La prueba del laberinto”, precisamente usaste el seudónimo de Diógenes, pero del otro Diógenes, de Laercio, ¿por qué?

Fernando: Sí, si te digo la verdad no sé por qué, porque un seudónimo… a veces no es caprichoso pero en aquella ocasión lo fue, el libro de filósofos ilustres de Diógenes Laercio, al fin al cabo, hay muchos filósofos griegos que todo lo que sabemos de ellos es por este libro. Por lo tanto es una lectura que siempre me ha apasionado, pero tampoco hay que buscarle 5 pies a ese gato.

Dani: Has vivido y viajado alrededor de 100 países aproximadamente. Cuánto y cómo te han influido todos esos viajes.Fernando Sánchez Dragó.

Fernando: Me han influido muchísimo, en el mismo concepto de viaje. Yo suelo decir, parafraseando a otro autor, que como lejos de casa no se está en ninguna parte. Eso es un criterio que he aplicado desde mi infancia, forzado por las circunstancias.

A mi padre lo matan antes de que yo nazca, mi madre se queda atrapada aquí, en Madrid. Cuando yo tengo un año mi madre se escapa en busca de su marido, conmigo a cuestas, acompañada de su hermana, nos metemos en una aventura inconcebible, que está contada en mi libro “Muertes paralelas”, que nos lleva a Valencia atravesando puestos de control de todo dios, de los comunistas, de los anarquistas, de los socialistas. Estas dos mujeres rubias, de buena familia, con un bebé a cuestas. Llegamos a Alicante, ahí pasamos la primera noche escondidos. Al amanecer agarramos una avioneta de los servicios postales que nos lleva a Orán y ahí estamos 3 meses y después agarramos otro avión que nos lleva a Melilla. Ahí cogemos un barco que bombardea la aviación republicana.

Ya empecé a vivir de una forma peligrosa y viajera cuando aún era un lactante. No sé si eso me influyó, pero siempre he vivido así, siempre me he estado yendo. Con el reproche continuo que mis mujeres y mi madre me han hecho, de que “siempre te estás yendo”. Dentro de ese concepto del nomadismo, de no dejar que la arena se pegue a los zapatos, me ha marcado. Es una forma de vivir, de encarar la existencia. Hay países que me han marcado de una forma especial, entre otras cosas porque he pasado mucho tiempo en ellos, y es el caso de Italia. Cuando me exilio voy a pasar 5 años a Italia, son 5 años muy intensos. En segundo lugar Japón y la India son los países que más me han marcado.

Dani: La relación entre literatura y viaje. ¿Es la literatura también una forma de viajar, virtual o virtuosa?

Fernando: Para mí la relación entre literatura y viaje es imposible porque es lo mismo. Mi literatura es una literatura viajera y yo siempre he viajado para poder contarlo, como todo lo que he hecho en la vida, porque mi estrella polar ha sido siempre la literatura. Yo he vivido siempre sumergido en una realidad literaria que me parece mucho más real que la real, entonces literatura y viajes son lo mismo, anverso y reverso de una misma moneda. No concibo lo uno sin lo otro.

Dani: Hablando de lo virtual, tienes una web pero no tienes redes sociales. ¿Cuál este tu relación con el mundo digital y cómo crees que influye en los viajes y la literatura?


Fernando: Tengo una web, que la crearon en el año 2005 y que no la he visto nunca, en primer lugar porque no sé moverme en una web. Así que, efectivamente, tengo una web, pero como si no la tuviera. Además de que no me despierta el más mínimo interés. Nada que suceda en la red me despierta el interés. Nunca he entrado en redes ni entraré, soy ajeno a ese mundo.

Relación de este mundo digitalizado, virtualizado en el que vivimos, con el viaje, pues mortal. Se ha cargado el viaje, ya no tiene sentido viajar. No tiene sentido viajar, en parte por la red y en parte por el turismo. Vayas donde vayas ya hay turistas. Si me preguntas qué es lo que más detesto en el mundo -y a mi edad hay muchas cosas que se detestan ya- pues son los turistas. Los turistas han matado todo lo que yo amaba. El turista es lo contrario del viajero, es una horda inicua de borregos que está devastando la Tierra entera y que además va a tener consecuencias impredecibles. Ya en Italia y en España, y en países así, empieza a sublevarse la gente, el hombre de la calle, no ya el escritor hippie como pueda ser yo, sino el zapatero de la esquina, contra los turistas. 





Leer más: http://viajesylugares.com/entrevista-sanchez-drago-parte-i-lejos-casa-no-se-esta-ninguna-parte
Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación, editado por la sociedad civil, que aspira a convertirse en referente de la derecha política española.

0 comentarios :

Publicar un comentario