Feministas que destruyen mujeres. Por @rafaelcerro


@rafaelcerro.- Una abuela española ha muerto sin haber podido ver a sus nietos durante años porque eran hijos de un hijo varón denunciado por violencia de género. No era la primera. La madre había apartado a los niños de la anciana para siempre. A los ochenta y un años, otra abuela ha aprendido a manejar un ordenador para buscar a su nieta en la Red. La mujer tuitea: “Si me lees, nieta mía, escribe a la Yaya, te guardaré el secreto”. Firma como Teresa. También tuitea “Hoy vi con mis binóculos a mi nieta cómo entraba al colegio”. Dice que “La mala LIVG es un sufrimiento peor que la Guerra Civil”. Quiere decir que las denuncias por violencia de género fomentadas por la Ley suelen separar para siempre a los niños de su familia paterna. Por supuesto, también las falsas. En España, solo podemos saber con seguridad que podremos seguir viendo a los hijos de nuestras hijas. Veo en Fuenlabrada a unas chicas que tocan tambores y gritan “¡Igualdad!”. Me pregunto si sabrán que, en caso de volver a implantarse en España la igualdad de género, perderían muchos derechos y prebendas.

Algunos niegan que un solo abuelo haya perdido a sus nietos, que una sola progenitora aliene a los niños contra el papá y que los abogados estén ofreciendo a sus clientas divorciarse ‘por lo civil o por lo penal’. Que el sol sale por el este. Los políticos niegan estar guardando silencio sobre este asunto porque oponerse a la injusticia de género cuesta votos. Lo sabe bien Albert Rivera, que prometió hacer justicia y rectificó después. Esta postura ética concluye que la Ley Integral de Violencia de Género es justa y que España es un paraíso de paz y de equidad. O sea, que en la calle Julián Camarillo de Madrid no hay unos juzgados de género solamente para juzgar a los varones, porque las féminas no pueden ser violentas. Que en los huecos de la escalera de ese edificio tampoco hay redes para impedir que los varones procesados se tiren. En fin, que las mujeres sin ética no se vengan denunciando en falso a sus ex, aunque todo el mundo conozca uno o varios casos.

¿Qué ocurre en realidad con los negacionistas? Que son mercenarios, cortesanos pagados con dinero de subvenciones, o bien con trabajo y popularidad. Como aquel delegado del Gobierno talibán para la violencia de género que se hizo famoso como el charnego que quería encarcelar a todos los varones. No hablo de fanáticos que creen que nacemos malos, sino de tipos contratados para creer lo que se les ordena. Ciudadanos dóberman, fieles al despacho, que cuando cambien de amo cambiarán de creencias. Políticos que ocultan las injusticias que ven cerca a diario si se cometen contra varón, porque eso es popular, pero luego dicen “compañeros y compañeras” para contentar a las feministas más extremas. Gente que defiende en televisión que en España no hay denuncias falsas contra hombres sin que se le caiga la cara a pedazos.


Estadísticas de autor, con el resultado fijado de antemano, sobre esas denuncias mendaces. El problema es que, después de doce años de Ley discriminatoria, los detenidos son ya un ejército. Todo el mundo sabe que el hombre señalado por mujer duerme en un calabozo, sea culpable o inocente. Todos conocen que las únicas mujeres que no se llevan nada son las honradas. O tenemos encima una avalancha de denuncias falsas de mujeres, como parece evidente, o realmente todos estamos pegando a todas en la intimidad de cada casa. Y las abuelas también se lo inventan: las paternas no se quedan sin sus nietos para siempre cuando el hijo es denunciado. Es que son machistas y les gusta quejarse. Las octogenarias buscan a sus nietas en la Red porque se divierten: fingir que han perdido sangre de su sangre es como un videojuego para ellas.

El relato público feminista del asunto difiere del privado. En este último ámbito, los radicales sí reconocen que han convertido en culpables a todos los nacidos varones y que detienen a todo denunciado, arruinándole la vida. Por si acaso. Lo ven necesario, aunque saben que las cifras de asesinadas no bajan porque los inocentes detenidos no estaban matando a nadie. También saben que, si hay tantas denuncias falsas, es porque las asociaciones feministas cobran en virtud del número de denuncias: por eso, insisten en conseguirlas. Los fariseos afirman que solo hunden vidas de varones y ocultan el daño causado a hijas, hermanas, tías y nuevas parejas de los hombres destruidos en un tribunal discriminador. Aunque el número de injusticias sea clamoroso, no oyen ningún clamor. Niegan el llanto de las ancianas. Todo es tan monstruoso, como cierto. Gilbert Keith Chesterton, anunció durante el primer tercio del siglo XX que llegaría un día “En el que sea necesario desenvainar una espada para decir que el pasto es verde”..
Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación, editado por la sociedad civil, que aspira a convertirse en referente de la derecha política española.

0 comentarios :

Publicar un comentario