El Papa que prohibió los toros...



Siempre han existido antitaurinos y el Papa Pío V fue uno de ellos, así promulgó la bula 'De Salute gregis Dominici' en noviembre de 1567. En ella quedan expresamente prohibidos todos los juegos taurinos al ser considerados «sangrientos y vergonzosos».

Pío V imponía duros castigos, negando la sepultura eclesiástica a los que falleciesen víctima de los morlacos y excomulgando a todos los que participasen en esos festejos en los que hostigase a toros y otras bestias salvajes.

La bula Papal rezaba así: «Ordenamos a todos nuestros hermanos patriarcas, primados, arzobispos y obispos, y a nuestros ordinarios locales en virtud de santa obediencia, apelando al juicio divino y a la amenaza de la maldición eterna, que hagan publicar suficientemente nuestro escrito en las ciudades y diócesis propias y cuiden que se cumpla lo que arriba hemos ordenado. Queremos que el presente escrito se haga público en la forma acostumbrada en nuestra Cancillería Apostólica y se cuente entre las constituciones que estarán vigentes perpetuamente».


La misma se llevó a cabo sin problemas en Italia, en Portugal tardó tres años en hacerse pública, en Francia nunca llegó a publicarse, en México fue ignorada por los poderes públicos y en España supuso una gran oposición por parte del pueblo.

De hecho, ni siquiera fue hecha pública y el rey Felipe II intentó que fuese derogada. No lo logró hasta que Pío V falleció y su sucesor, Gregorio XIII, en 1575, promulgó la Encíclica 'Exponi nobis' mediante la cual levantó para España la prohibición de organizar espectáculos taurinos y quitaba la pena de excomunión a los laicos y caballeros de órdenes militares no ordenados que asistiesen a los mismos.

Eso sí, los festejos no podían celebrarse en días festivos y los clérigos tenían prohibido asistir.

Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación editado por la sociedad civil. Somos el referente de la derecha política española.

0 comentarios :

Publicar un comentario