POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

El mayor engaño de toda nuestra historia, Opinión "El Diestro"


El Diestro - El constante goteo de corrupciones junto a las últimas noticias lo están evidenciando; y lo malo es que los españoles nos hemos acostumbrado hasta llegar a percibirlo como a un fenómeno natural: igual que el agua de lluvia llena los pantanos con millones de metros cúbicos la corrupción llena las cuentas de los corruptos con millones de euros en paraísos fiscales. El grado de corrupción no solo está igualado entre el PSOE y PP, sino que afecta a todos los partidos que están en el Congreso y sin excepción.

Nuestro Estado está corrompido hasta la médula. La clase política dirigente está completamente corrompida de forma que en vez de diferente partidos políticos parecen más bien ser diferentes mafias. No cabe duda de que la corrupción debió empezar en algún momento y en algún lugar concreto del presente régimen del 78. El lugar es nuestra España, una España rota y cuyos habitantes han sufrido el mayor engaño de toda nuestra historia. Un engaño que llamó democracia a la implantación de una serie de oligarquías políticas que nacieron corruptas antes de empezar. Y nacieron corruptas porque su único objetivo fue la consecución del poder y del dinero por encima de cualquier planteamiento de nobleza, honor, servicio público, y valores. Antes que la corrupción financiera y material debieron corromperse esos valores universales, de tal forma que el huevo de la serpiente ya se había incubado antes del 78. Y la corrupción se debió gestar en los partidos opositores al franquismo incluso antes de ser legalizados porque las aspiraciones personales de los líderes prevalecieron sobre sus blasonados ideales.


Los objetivos de los líderes de la oposición franquista jamás fueron los que predicaron. No querían derrumbar el franquismo para sustituirlo por una democracia. Lo que ellos envidiaban era el poder de Franco, poder que jamás supieron ni tuvieron los arrestos de arrebatarle. Adolfo Suárez era por aquella época el jefe de La Falange, único partido permitido por Franco y les ofreció a todos un reparto de España. Y entre todos se repartieron el poder de Franco y los territorios y riquezas de España, convirtiéndolos de forma contra natura en Comunidades Autónomas con un reyezuelo al frente de cada una de ellas y una corte que cuadrase con el sistema monárquico; un sistema que tiene un rey y una corte de mantenidos a su alrededor.

A ese sistema de partidos no se le opuso ningún control y los españoles, por el hecho de ir a votar se creyeron en una democracia. No se dieron cuenta de que votar no significaba elegir. No se dieron cuenta de que ni un solo votante tenía representantes en el Congreso porque los diputados representaban al jefe de partido, y no al votante. No se dieron cuenta de que esos políticos quitaban y ponían a los jueces que después habrían de juzgarles a ellos, en caso de corrupción. Tampoco se dieron cuenta de que la Constitución que les presentaron no era tal, porque no reflejaba en ningún lado concreciones sobre la separación de poderes. Según consta en el Art 16 de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 “Toda sociedad en la cual no esté establecida la garantía de los derechos, ni determinada la separación de los poderes, carece de Constitución”. Por lo tanto, tenemos, según ha manifestado uno de los mejores juristas existentes en España, Antonio García Trevijano, lo que tenemos es una “ley fundamental de partidos” en vez de una constitución, ya que "la separación de poderes no aparece por ningún lado". Y es lógico que dentro de esa corrupción sistémica (corrupción por sistema) no se hable de bajar el gasto público para pagar unas más que merecidas y trabajadas pensiones, o una sanidad en estado de perpetuo recorte, o la educación; cuya financiación está siendo robada por las familias mafiosas incrustadas en el Estado.

No hay comentarios: