¿Libertad o igualdad?, escoge Opinión "El Diestro"



El Diestro- Opinión

...y volviéndose (Don Quijote) á Sancho le dijo: la libertad, Sancho, es uno de los mas preciosos dones que á los hombres dieron los cielos: con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra, ni el mar encubre: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida. Don Quijote cap. LVIII de la primera parte.

La libertad no es un derecho porque un derecho es algo que lo da alguien o el Estado. En cambio, tal como afirma Don Quijote a su escudero Sancho, la libertad es un regalo de los dioses; es algo tan intrínseco, natural y perteneciente al hombre como el respirar. Nadie puede dar la libertad pues nadie tiene la legitimidad para darla; es algo que es tan propio como el brazo o cualquier parte del cuerpo.

En cambio, las ideologías están relacionadas no con la libertad sino con la igualdad y dependen de la importancia que cada ideología le dé a la igualdad. Al establecer gradaciones en la importancia que cada ideología da a la igualdad entramos en lo artificial: en sistemas ideados por el hombre para organizar sus formas de convivencia. Por lo tanto, al contraponer libertad vs. igualdad estamos comparando lo natural respecto a lo artificial. Es decir, el estado natural del hombre comparado con el estado artificial del hombre; tema al que Hobbes y los filósofos prácticos que le siguieron en el estudio de la filosofía política darían suma importancia.

Toda ideología resulta más inalcanzables, por utópica, cuanto más se aleje de la libertad y por ende se introduzca en la igualdad; y de ahí que todo el que profese una ideología está irremisiblemente condenado a la frustración: nunca conseguirá lo que desea. En las ideologías existen gradaciones artificiales que van desde aquellas que niegan la igualdad y piensan que los sistemas económicos se regulan por sí mismos como los sistema liberales hasta los totalmente intervencionistas por parte del Estado como los comunistas. A saber, la escala básica a considerar sería el liberalismo, socialismo y comunismo pasando por toda la gradación de grises que van desde el blanco al negro. Los liberales, claro está, creen que el Estado no debe intervenir en la vida pública y que cada uno se las arregle como pueda. En el otro extremo están los comunistas, que creen que las masas forman parte del Estado y es el Estado quien debe regularizador y controlarlo todo.

Por lo tanto, la primera conclusión es que cuanto más igualdad tengamos; esto es, más nos acerquemos al comunismo y por ende a la intervención del Estado en todos los aspectos de la vida del hombre nuestra libertad será menor. Así de claro: a más igualdad menos libertad y viceversa; a menos igualdad más libertad. La segunda conclusión es que libertad e igualdad son completamente incompatibles.

Dicen que en el término medio consiste la virtud, pero en este caso yo me inclino más hacia la libertad; siendo que la igualdad no me interesa para nada porque los experimentos del banco de prueba de la historia han demostrado fehacientemente que el comunismo o su primer paso, el socialismo, no solo no ha aportado igualdad sino que han sido fuente de muerte, desigualdad y sufrimiento además de un fracaso. Ahí está la historia del siglo xx para demostrarlo.

Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación editado por la sociedad civil. Somos el referente de la derecha política española.

0 comentarios :

Publicar un comentario